Iglesia Católica recibirá a anglicanos

Benedicto XVI
Image caption Las provisiones jurídicas que crea el Vaticano para los anglicanos son parecidas a las del Opus Dei.

La Iglesia Católica ha adecuado una fórmula para que los anglicanos conservadores que deseen acogerse bajo el liderazgo del Papa puedan convertirse más fácilmente, sin perder su liturgia o sus tradiciones.

El Vaticano señaló que esta medida responde "al pedido de numerosos anglicanos desconformes" con la liberalización de la comunión anglicana, que ha aprobado en los últimos años la ordenación sacerdotal y episcopal de mujeres y homosexuales, así como el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El anuncio llega meses después que se intensificara entre los anglicanos el debate por el rumbo futuro de esta iglesia, cuyos fieles se apartaron de Roma en el siglo XVI cuando el Vaticano se negó a autorizar el divorcio de Enrique VII y Catalina de Aragón.

El año pasado quedaron patentes estas divisiones en el Sínodo anglicano celebrado en York y algunos observadores llegaron a anticipar un cisma entre el ala liberal mayoritaria y el ala tradicionalista.

La provisión del derecho canónico romano que facilitaría la incorporación al catolicismo de este último grupo es un estatuto similar al que se creó para el Opus Dei. La creación de "prelaturas personales" permitirá que bajo la "supervisión y guía" del Vaticano, los anglicanos que así lo quieran designen un obispo propio para integrarse al catolicismo bajo su liderazgo.

Aunque Roma aprobará dispensas para que se puedan ordenar como sacerdotes católicos los ministros anglicanos casados -sin tener que renunciar a sus matrimonios según informó el corresponsal de la BBC en el Vaticano David Willey- los obispos serán escogidos entre el clero anglicano no casado y pasarán a reconocer la autoridad de Benedicto XVI.

"No es una agresión"

Image caption Los líderes anglicanos y católicos afirman que el anuncio no afectará el diálogo entre ambas iglesias.

El arzobispo de Canterbury Rowan Williams, considerado la máxima autoridad del clero anglicano y líder espiritual de la comunidad en todo el mundo, dijo en conferencia de prensa en Londres que no ve la decisión del Vaticano como "un acto de agresión".

Flanqueado por el arzobispo de Westminster, Vincent Nichols, la máxima autoridad católica en Inglaterra y Gales, Williams afirmó que es un gesto "rutinario" que forma parte del diálogo que existe entre las dos iglesias.

"Esto no es una injerencia en la vida de la comunidad anglicana, sino una respuesta a gente que se nos ha acercado", dijo por su parte Nichols.

Según el Vaticano, las disposiciones prevén que se conserven las "valiosas liturgias anglicanas y su patrimonio espiritual". De acuerdo al cardenal que hizo el anuncio en nombre del Papa en Roma, William Levada, "la unidad de la Iglesia no requiere una uniformidad que ignore la diversidad cultural".

Se calcula que la comunidad anglicana reúne a unos 77 millones de fieles nominales en todo el mundo, mientras se estima que la Iglesia Católica agrupa a unos 1.100 millones de creyentes.

Contenido relacionado