Guantánamo: "rockola de la tortura"

Bandera de EE.UU. en Guantánamo
Image caption El Archivo de Seguridad Nacional pidió que se publiquen datos clasificados sobre música en los interrogatorios.

Varias "megabandas" de rock se han unido a la campaña para el cierre de la prisión militar estadounidense de Guantánamo, en Cuba, algo que el presidente Barack Obama ordenó que se realizara antes de enero de 2010, pero que algunos temen que no vaya a poder cumplirse.

El gesto es político y hasta profesional, pues grupos como Perl Jam, REM, Nine Inch Nails, Rage Against the Machine, Trent Reznor y Tom Morello cuestionan el que la música –alguna de ellos mismos– haya sido usada durante sesiones de interrogatorios, según algunos, como métodos de "tortura".

El Archivo de Seguridad Nacional, un centro de investigaciones de Washington, pidió mediante la Ley de Libertad de Información que publiquen datos clasificados sobre el uso de música durante los interrogatorios.

"En Guantánamo el gobierno estadounidense convirtió la rockola en un instrumento de tortura", le dijo a BBC Mundo Thomas Blanton, director del archivo, dependiente de la Universidad George Washington.

Los responsables del manejo de la prisión aseguran que la música se empleaba por "razones de seguridad" y no por "castigo", que desde 2003 no se usa y que siempre estuvo por debajo de los niveles de un concierto de rock.

Bee Gees, Britney, Barney

"Los músicos se preguntan, ¿cómo es que mi trabajo artístico se usara para maltratar gente?", aseguró a BBC Mundo Blanton, quien defendió el derecho de los "músicos y de la ciudadanía a saber qué se hizo con esos prisioneros".

"De eso es de lo que se quejan los músicos, de su involuntaria participación en interrogatorios militares. Imagínense que un compositor encuentra que su canción se usó para ensordecer a un prisionero", dijo Blanton.

Pero no todo en Guantánamo era rock pesado ya que, de acuerdo con el relato de prisioneros, en algunas sesiones se usó música de Bee Gees, Britney Spears y hasta temas musicales infantiles de Plaza Sésamo y del muñeco Barney.

En un informe del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado de 2008 se detalla el uso de música en el caso de detenidos musulmanes, algo considerado irrespetuoso ya que sus creencias religiosas no aceptan ciertas expresiones musicales.

Aquí nada suena ya

Image caption Los responsables de la prisión dicen que la música se usaba por "razones de suguridad" y no por "castigo".

Desde fines de 2003 no se habría usado música en Guantánamo, según dijo a la prensa, la mayor Diana Hayne, portavoz de la Fuerza de Tarea Conjunta de Guantánamo.

El portavoz de la Agencia Central de Inteligencia, (CIA, por sus siglas en inglés), George Little aseguró que la música se usaba por razones de seguridad –como "ruido blanco" para impedir la comunicación entre prisioneros– y no como "castigo".

Además Little afirmó que el sonido se mantenía "a niveles muy por debajo de los de un concierto de rock en vivo".

Pero lo importante para los músicos sería la posibilidad de que sus obras fueran usadas alguna vez en sesiones de interrogatorios.

En un comunicado de prensa, la banda estadounidense REM, una de las que participa en la campaña, asegura que "hemos pasado los últimos 30 años apoyando causas relacionadas con la paz y la justicia".

"Saber ahora que la música de algunos de nuestros amigos puede haber sido usada como parte de tácticas de tortura sin su consentimiento o su conocimiento es horrible. Es anti-estadounidense, simplemente"

Proceso largo

"Cuando tengamos esos documentos podremos saber cómo la música rock pudo haberse convertido en una herramienta de tortura", explicó Blanton a BBC Mundo, aunque reconoció que no puede dar aún una fecha para eso.

La Ley de Libertad de Información establece un plazo de 20 días para que el gobierno responda sobre los requerimientos de presentar documentos clasificados.

En el pasado el Departamento de Justicia o el de Defensa se han negado a entregar cierta información, lo que ha forzado a los solicitantes a llevar sus demandas a los tribunales, donde por regla general han ganado sus casos.

Sin embargo es un proceso que puede tomar meses y hasta años, como sucedió cuando la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) pidió conocer los nombres de los detenidos en Guantánamo.

En enero el presidente Barack Obama ordenó cerrar Guantánamo "en el lapso de un año", pero como el Congreso ha prohibido reubicar a los 220 reclusos en territorio estadounidense, se ha complicado el cronograma de cierre.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.