¿Querría vivir en la isla de Pascua?

Irse a vivir a la isla de Pascua es el sueño de muchos, pero para sus actuales pobladores la llegada de nuevos moradores es más bien una pesadilla.

Image caption Los isleños dicen que la llegada de foráneos deteriora el patrimonio de la isla.

Así lo demostraron en un referéndum realizado este fin de semana, en el que 96,4% de los isleños dijeron "no" al ingreso de nuevos habitantes.

Sólo cinco urnas hicieron falta a los pascuenses para pronunciarse por un mayor control migratorio y permisos de residencia para quienes deseen instalarse en la isla, debido a quejas por la masiva llegada de nuevos moradores.

En esta bella isla viven 4.000 personas. Puede parecer poca cantidad, pero no lo es si se tiene en cuenta que mide sólo 160 kilómetros cuadrados.

De hecho para los nativos ya está superpoblada y rechazan la masiva llegada de ciudadanos, en su mayoría desde Chile, país que gobierna la isla desde el siglo XIX.

Éstos se aventuran allí atraídos por las posibilidades laborales que ofrece el turismo, dado que unos 50.000 personas visitan cada año a la isla para conocer las famosas maoi o cabezas gigantes esculpidas en piedra.

Reforma constitucional

Los pobladores de la isla ya tienen grandes problemas para deshacerse de la basura de manera sostenible.

En agosto nativos bloquearon por dos días el aeropuerto de la isla exigiendo mayores controles migratorios que impidan la llegada masiva de residentes.

Como explica Gideon Long, corresponsal de la BBC en Chile, el referéndum fue organizado por el gobierno chileno. Ahora el parlamento de ese país deberá aprobar una reforma a la constitución que ponga en marcha este freno.

La isla de Pascua tiene 160 kilómetros cuadrados y está ubicada en el océano Pacífico, a 3.500 kilómetros de la costa chilena y a 4.050 km. de Tahití. La mayoría de sus habitantes son de la etnia Rapa Nui, de origen polinesio.

Su población no aborigen ha crecido enormemente en los últimos años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.