"Por favor, déjenme en paz"

Samantha Geimer
Image caption La mujer ha recibido en el último mes cerca de 500 solicitudes de entrevista de medios de todo el mundo.

Samantha Geimer, víctima del abuso sexual cometido por el director de cine Roman Polanski en 1977, pidió a la justicia estadounidense que se retiren los cargos contra el cineasta por las consecuencias negativas que el caso está teniendo en su vida actual.

Los abogados de Geimer, quien tenía 13 años cuando mantuvo una relación íntima con el director de cine de origen polaco, pidieron a la Corte de Apelaciones en Los Ángeles se desestime los cargos que pesan sobre el cineasta.

Cuando estalló el caso a finales de los '70, Polanski reconoció haber mantenido relaciones sexuales ilícitas con Geimer, aunque escapó de EE.UU. en 1978 antes de ser hallado culpable. Desde septiembre está detenido en Suiza, a la espera que se resuelva la petición de extradición presentada por la justicia de EE.UU.

El arresto del realizador hizo que los medios empezaran a presionar a Geimer, lo que según sus abogados ha tenido consecuencias sobre su salud, así como en su vida laboral.

Según explica el corresponsal de la BBC en los Ángeles, Rajesh Mirchandani, la mujer ha recibido en el último mes cerca de 500 solicitudes de entrevista de medios de todo el mundo.

Acoso mediático

Image caption La semana pasada la embajada de EE.UU. en Berna presentó la solicitud formal de extradición.

"Ha llamado Larry King, ha llamado Oprah, han llamado cada uno de los programas matutinos de las cadenas de televisión nacional, el (diario) Los Angeles Times tiene tres reporteros llamando, lo mismo con casi todos los principales diarios en Estados Unidos y el exterior", señalaron los letrados de Geiner en la moción que presentaron el pasado viernes ante el tribunal angelino.

"La respuesta es: por favor, déjenme en paz. Pero no me quieren dejar en paz", aseguraban en los documentos.

Los abogados de Geimer aseguran que los efectos de la presión mediática hacen que exista "la posibilidad real de que Samantha pudiera perder su trabajo".

En 1988 Polanski y Geimer habrían llegado a un acuerdo para dar por finalizado el asunto, a cambio de que el cineasta pagara a la víctima US$500.000, aunque no está claro si la mujer llegó a recibir ese dinero.

Ahora, los abogados de Geimer aseguran que el director ganador de un Oscar por "El Pianista" fue forzado a huir del país por un juez "corrupto".

La semana pasada la embajada estadounidense en Berna presentó la solicitud formal de extradición de Polanski.

El corresponsal de la BBC en Ginebra, Imogen Foulkes, explicó que ahora los tribunales de Zurich tiene 40 días para examinar la petición y decidir si dan luz verde a la extradición.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.