Mayor que la Torre Eiffel ¿y más polémica?

Estatua en Senegal. Cortesía de Jon Spier
Image caption La estatua habrá costado US$27 millones cuando se inaugure el 12 de diciembre.

Una estatua de bronce, gigantesca y enormemente costosa ha puesto en apuros al hombre que la promovió, el presidente de Senegal.

Abdoulaye Wade la ha llamado "El renacimiento africano", pero sus críticos dicen que este monumento, que se eleva ante la capital del país, Dakar, dice mucho más de los problemas de gobierno del continente que de su renacimiento.

Cuando esté acabada será más alta que la Torre Eiffel y que la Estatua de la Libertad. Representa a tres personas: un hombre que sostiene a una mujer, a su espalda, y a un niño que apunta con el dedo al océano.

Wade quiere evocar las aspiraciones de la nuevas generaciones y convertir la estatua en un foco para los turistas... y para su dinero.

Pero quienes se oponen a estas colosales figuras recuerdan que costarán US$27 millones y que están siendo levantadas por norcoreanos.

"Algunos comparan la estatua con la Torre Eiffel", dijo Amadou Camara, profesor de Economía en el Instituto de Comercio y Empresa de Dakar.

"Pero los franceses ya tenían comida antes de construir la torre", lamentó.

"No es africana"

Las críticas también vienen de los expertos en Arte. Para algunos, tiene reminiscencias "estalinistas", mientras que para otros no cuenta con la estética africana.

"Es bueno tener una obra de arte en la ciudad. Pero no es típicamente africana. No entiendo por qué no tenemos a un artista africano", protestó Alassane Diagne, promotor de arte en la capital.

Dinero ¿compartido?

Otra de las inquietudes de muchos senegaleses es cómo pretende ganar dinero el presidente con esta estatua... y si lo compartirá.

Cuando en septiembre visitó la zona donde se está instalando el monumento, Wade dijo que el 65% del dinero que genere la estatua y los museos que habrá a su alrededor serán para el Estado. El resto, para él.

"La tierra es propiedad del estado y los gastos para construir la estatua los ha pagado el estado, pero yo soy el diseñador", dijo el mandatario. "Así que debemos compartir los beneficios".

Defensores

Image caption Para algunos, no es tan mala idea que Dakar tenga su primer gran monumento.

No obstante, el proyecto también tiene sus defensores. Entre ellos, Kalidou Kasset, un pintor local, quien denuncia que hasta ahora no había ni un sólo gran monumento en la ciudad.

El ministro de Gobernación, Aliou Sow, también recordó que la tierra donde se está montando la estatua estaba en desuso.

El próximo 12 de diciembre, este terreno, que, según Sow antes se secaba bajo el intenso sol senegalés, acogerá una ceremonia de inauguración. El gobierno quiere que ésta sea "grande" y "memorable".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.