Se extiende la huelga en museos de París

Museo Louvre de París
Image caption El Louvre es el museo más visitado en París.

Diferentes centros culturales y monumentos de París, incluidos símbolos de la ciudad como el Arco del Triunfo y los museos Pompidou y de Orsay, cerraron este miércoles debido a una huelga de personal que tiende a agravarse.

La huelga, convocada contra los planes del gobierno de reducir el número de funcionarios en el área de cultura, ha comenzado a alterar el circuito habitual de turistas en la ciudad más visitada del mundo.

Las asambleas de trabajadores de otros dos sitios emblemáticos como el museo de Louvre y el Palacio de Versalles también votaron por ir a la huelga, aunque los establecimientos se mantuvieron abiertos, dijo Roger Martínez, dirigente del sindicato Fuerza Obrera.

"La huelga está en proceso de extenderse", indicó Martínez a BBC Mundo. "Depende del ministro (de Cultura) que entienda la gravedad de la situación y anule las medidas que son muy destructivas".

Reunión clave

Image caption El ministro de Cultura de Francia Mitterrand se reúne con los sindicatos.

Los siete sindicatos que convocaron a la huelga demandan al gobierno francés que abandone sus planes de recortar subsidios y reemplazar sólo a uno de cada dos funcionarios que pasen a retiro.

Una reunión clave entre los sindicatos y el ministro de Cultura, Frédéric Mitterrand, fue convocada para la tarde de este miércoles, pero hasta ahora el gobierno ha rechazado la demanda de los trabajadores.

Antes de ser electo en 2007, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, prometió reducir el número de funcionarios públicos para combatir un déficit presupuestal que el año próximo podría llegar a 8,5% del PIB.

La huelga en el área de cultura se inició con el cierre permanente desde el 24 de noviembre del Centro Pompidou, el segundo museo más popular de Francia, que el año pasado tuvo cinco millones y medio de visitantes.

Los empleados del Pompidou sostienen que el gobierno podría cortar más de un tercio de los 1.100 puestos de trabajo que tiene el mueso en el correr de la próxima década.

"Decididos a continuar"

Ante la falta de acuerdo con el gobierno, los siete sindicatos de trabajadores de centros que dependen del ministerio francés de Cultura convocaron a la huelga indeterminada a partir de este miércoles.

Image caption El Centro Pompidou está cerrado desde el 24 de noviembre.

El llamado fue apoyado por los trabajadores de diversos establecimientos reunidos en asambleas. Como consecuencia de eso también cerró sus puertas el museo de Orsay, cuyos trabajadores decidirán el jueves si extienden la protesta.

En el Louvre, el museo más visitado de Francia con una afluencia anual de ocho millones y medio de personas, las autoridades abrieron las puertas este miércoles y cobraron sólo la mitad del precio de la entrada debido a la falta de personal para operar normalmente.

Martínez dijo que la huelga en el Louvre fue votada por la "unanimidad de participantes de la asamblea" de funcionarios, que reunió cerca de 200 personas.

"El museo debería estar cerrado", comentó el sindicalista y sostuvo que se mantuvo abierto en "condiciones de seguridad muy discutibles para el público".

La dirección de museos de Francia indicó que también estaban cerrados el miércoles en París los museos Rodin y Gustave Moreau, así como el Picasso de Vallauris y el del castillo de Pau fuera de la capital.

A nivel de monumentos, tampoco abrieron sus puertas el Arco del Triunfo, al extremo oeste de los Campos Elíseos, y la Sainte Chapelle, la pequeña capilla gótica en el centro de París.

Mientras tanto, el Palacio de Versalles abrió con una hora de retraso este miércoles. Martínez dijo que en la asamblea de funcionarios del centro el paro fue votado por una mayoría de entre 70 y 80 participantes.

Si los sindicatos no logran un acuerdo con el gobierno, la huelga podría extenderse a otros museos y monumentos franceses a partir de este jueves. "Estamos decididos a continuar hasta que se retiren las medidas", aseguró Martínez.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.