Disney y su princesa negra

Ell príncipe Naveen y la princesa Tiana
Image caption La idea de presentar a una princesa negra surgió en 2006.

Primero fue Barack Obama quien escribió un nuevo capítulo de las relaciones raciales en Estados Unidos al convertirse en el primer hombre negro en ser presidente. Ahora lo hace Disney, en su última película de dibujos animados, "La princesa y el sapo".

La heroína de este filme, cuyo estreno nacional en EE.UU. es este viernes, es la primera princesa de raza negra que figura en una de las películas del legendario estudio cinematográfico.

Tiana es la última adición al grupo de élite de princesas de Disney, que durante décadas ha llevado al cine las historias de personajes como Blanca Nieves, la Bella Durmiente, la Cenicienta, la Sirenita y la Bella y la Bestia.

La compañía cinematográfica ya había hecho películas con personajes femeninos que no eran de raza blanca, como por ejemplo, la china Mulán, la árabe Jazmín y la indígena Pocahontas.

Pero Tiana es la primera heroína negra de Disney y tiene su propio cuento de hadas.

Significado cultural

La compañía Walt Disney ha asegurado que no existe una correlación entre el ascenso de Obama a la presidencia y su más reciente personaje fantástico.

Ron Clements, quien junto a John Musker escribió el guión y dirigió la película, aseguró que la idea de presentar a una princesa negra surgió en 2006, cuando Obama aún era el senador por el estado de Illinois.

Clements explicó que tanto Disney como Pixar deseaban realizar un filme basado en la tradicional historia de "El príncipe rana" de los hermanos Grimm, en la que una princesa rompe un hechizo al besar a un sapo y lo restaura a su estado normal de realeza.

"En marzo de 2006 presentamos nuestra propuesta (a Disney) que era un cuento de hadas estadounidense, situado en los 1920 en Nueva Orleans, como un musical", agregó Clements, quien trabajó junto a Musker en la realización de las películas "La Sirenita" y "Aladino".

"El lugar fue en realidad lo que nos inspiró, tenía sentido, que la heroína fuera de origen afro-estadounidense", añadió el cineasta.

Ninguno de los dos, según indicó Clements, se percató del "significado cultural" que tenía esta nueva historia, "y cuán importante es para una parte de la población que ha estado esperado por mucho, mucho tiempo".

Nueva Orleans y Katrina

El escenario de la película es el Barrio Francés de Nueva Orleáns y las ciénagas de Louisiana.

Pero es este escenario uno de los elementos del filme que disgustan a Allyson Nadia Field, catedrática de Cinema y Medios de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por sus siglas en inglés).

"El hecho de que ella es una rana que vive en un pantano cerca de Nueva Orleans me parece a mí una insidiosa referencia a (el huracán de 2005) Katrina", dijo Field a BBC Mundo.

Para la profesora de cine, la cinta parece trazar un vínculo entre la fantasía y la realidad sobre "Katrina y el sentimiento de culpabilidad de los blancos liberales sobre la forma en que (la devastación causada por el huracán) fue manejada y el hecho de que 2.000 personas murieron y que la ciudad aún necesita ser reconstruida".

Field confesó sentirse incómoda ante el hecho de que Nueva Orleans también está siendo utilizada como escenario de un filme "porque allí pueden presentar a una princesa negra en una localidad exótica con una cultura multirracial".

Segregación racial

A entender de Field, la película ignora las leyes de segregación racial que existían en EE.UU. en los años 1920.

"Esa era una época en la que uno no puede situar a un personaje negro sin hacer referencia al significado político histórico", expresó la académica, quien ha hecho investigaciones sobre el aspecto racial y étnico en el cine estadounidense.

"Estados Unidos necesita una princesa negra”, exclamó Field a BBC Mundo. "Pero no sé si Tiana sea esta princesa que necesitamos, porque ella es una representación problemática de una princesa negra".

Pero, Field espera que el aspecto positivo de esta innovación sea la cantidad de productos relacionados con la película que saldrán al mercado.

"La imagen de Tiana, de piel negra, en un vestido de princesa, podría impactar a los niños estadounidenses mucho más que la película", aseguró.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.