Los artistas y las "narcofiestas"

Militares después del operativo militar en Morelos.
Image caption La fiesta navideña terminó con un fuerte operativo militar por tratarse de una presunta "narcofiesta".

Iba a ser una noche de rancheras, alcohol, mujeres y algo más. Ramón Ayala, artista mexicano ganador de cuatro premios Grammy, se disponía a cantar sus grandes éxitos cuando la fiesta a la que había sido invitado en Tepoztlán, estado de Morelos, se transformó de golpe en un infierno.

Agentes de la Marina irrumpieron armados en busca de capos de la droga. En la operación murieron tres presuntos delincuentes y fueron detenidos once supuestos miembros del cartel de los hermanos Beltrán Leyva.

Ramón Ayala, conocido como "El Rey del Acordeón" vio como en pocos segundos el glamour de su actuación quedó reducido a escombros y terminó detenido como sospechoso de tener vínculos con el crimen organizado.

La empresa que representa al músico interpuso un recurso de amparo contra la supuesta "detención ilegal, incomunicación y malos tratos" a los que ha sido sometido el artista por participar en una de las famosas "narcofiestas" que son tan comunes en México.

El artista de 64 años, que tiene cuatro décadas de carrera y ventas millonarias de sus discos, está actualmente en la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) a la espera de conocer qué pasará con su futuro.

Junto a Ayala fueron detenidos "Los Cadetes de Linares", otra banda musical que deleitaría a un público de dudosa reputación, entre los que presuntamente se encontraba "La Barbie", uno de los narcotraficantes más sanguinarios del país.

"Son gente muy culta"

La detención de "El Rey del Acordeón" provocó una gran polémica sobre los artistas que cantan para narcotraficantes.

La popular artista mexicana "Paquita la del Barrio", criticó duramente a las autoridades y defendió a los cantantes que actúan para organizaciones delictivas.

Ella misma admitió que ha actuado para capos de la droga.

"Yo he trabajado. Uno no se da cuenta hasta que llega (a la fiesta)", declaró la cantante de temas muy famosos en México como "Rata de dos patas" y "¿Me estás oyendo inútil?".

"Sí, me ha tocado trabajar para ellos. Son gente muy culta, mi respeto para ellos (…) trabajo es trabajo", agregó Paquita.

¿Narcomúsicos?

Muchos artistas mexicanos han sido criticados por trabajar para el crimen organizado.

Lea: Los Tigres del Norte denuncian censura

Image caption La detención de Ramón Ayala provocó gran polémica sobre los artistas que cantan para narcotraficantes.

Los Tucanes de Tijuana, por ejemplo, fueron acusados hace algunas semanas por la policía de tener vínculos con la mafia local por las letras de sus "narcocorridos", canciones populares que hablan sobre la vida de los traficantes.

Vea también: Investigarán a "Los tucanes de Tijuana"

En los últimos años varios artistas han sido señalados por trabajar en las llamadas "narcofiestas". Y es que las rancheras, las baladas y la música de "banda" están entre los ritmos favoritos de los delincuentes.

Entre algunos casos emblemáticos, están las revelaciones hechas en un libro por el hijo del narcotraficante colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela, donde señala que el cantante Juan Gabriel y el actor Roberto Gómez Bolaños "Chespirito", participaron en las fiesta de su padre.

Lo mismo se dice de famosos artistas mexicanos que, al no estar comprobada su participación, no se pueden revelar sus nombres.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.