El príncipe y los mendigos

El príncipe Guillermo, segundo en línea de sucesión al trono británico, durmió una noche en la calle como parte de una campaña organizada por una obra de beneficencia que asiste a personas sin hogar.

Image caption El príncipe Guillermo durmió resguardado por tachos de basura, debajo de un puente.

La semana pasada, en pleno invierno boreal, Guillermo dejó las comodidades palaciegas y se conformó con un saco de dormir bajo el puente de Blackfriars en Londres. Asumió la experiencia -que los expertos de la BBC en la monarquía creen la primera de esa clase en la historia- como parte de sus responsabilidades de patrocinador de la ONG Centrepoint.

En declaraciones a la prensa, el príncipe dijo: "No puedo ni imaginarme lo que será dormir en la calle noche tras noche".

Clarence House, la residencia de los príncipes, señaló en un comunicado que Guillermo pasó la noche acompañado de unos pocos efectivos de seguridad.

El príncipe afirmó que la experiencia le ha ayudado a entender mejor a las personas que viven en situación de calle. "La pobreza, la enfermedad mental, la dependencia del alcohol y las drogas y la ruptura de las familias hacen que la gente ingrese y permanezca en esta situación", explicó.

"El trabajo de Centrepoint, y el de otras muchas organizaciones, es abordar estas causas fundamentales y es clave si queremos erradicar la situación de calle en este país", agregó.

Sus asistentes dijeron a la BBC que la experiencia no fue un mero golpe mediático, sino un "llamado de atención" en vísperas de Navidad. La madre de Guillermo, la princesa Diana, lo había llevado ya de pequeño a un refugio nocturno.

"Mayor comprensión"

El príncipe estuvo acompañado por el gerente del Centrepoint local, Seyi Obakin, quien comentó que un camión de los que limpian las calles por poco los atropella.

"Para mí fue aterrador. Lejos de mi cama cómoda. A la merced del clima. Ahí fuera, en una noche helada, con temperaturas que bajaban de los -4ºC", relató.

"Fue igual para el príncipe Guillermo. Pero estaba convencido de la necesidad de hacerlo, para llamar la atención sobre esta realidad y para comprender mejor lo que vive la gente sin hogar, noche tras noche", dijo.

El desafío surgió poco después de que Guillermo diera un discurso para celebrar el 40º aniversario de la fundación.

Desayuno caliente

Obakin contó al portal en internet de Centrepoint que "tomaron tantas precauciones como fue posible". "Encontramos un punto relativamente apartado en un callejón, resguardado en parte por tachos de basura", dijo.

"Pero no había resguardo alguno del frío, o del piso duro de cemento, o del miedo de ser acosado por traficantes, proxenetas o de esos que van por ahí buscando mendigos para darles una buena paliza", agregó.

El grupo durmió hasta cerca de las 6 de la mañana debajo del puente. El príncipe luego visitó distintas áreas donde la gente duerme en la calle en la zona del West End de Londres, y más tarde ayudó a preparar el desayuno para un grupo de jóvenes sin hogar en el centro que tiene Centerpoint en Greek Street.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.