Y el Génesis se convirtió en cómic

Imágen del Génesis de Robert Crumb.
Image caption Robert Crumb trabajó durante más de cinco años en la elaboración del libro. Imagen: Robert Crumb.

La nueva edición en formato de novela gráfica del Libro del Génesis está causando polémica en los círculos teológicos. Tras estos dibujos, encontramos al decano del cómic "underground" Robert Crumb.

El contenido del libro se está promocionando como subido de tono e incluso ligeramente escandaloso. En la portada, se advierte que los menores deben leerlo con la "supervisión de un adulto".

El corresponsal de la BBC para asuntos religiosos, Robert Piggott, aseguró que las imágenes del libro reflejan los contenidos del Génesis, en ocasiones sexuales y violentos, de manera explícita.

Sin embargo, apuntó, la polémica deriva del hecho que esas imágenes obligan a los lectores a enfrentarse al significado que hay tras ellas.

Violencia, destrucción, lujuria

Por ejemplo, la historia de Sodoma y Gomorra retratada por Robert Crumb es gráfica y no escatima detalles: figuras sollozantes con ojos fuera de sus órbitas se amontonan y se arrastran entre destellos de luz causados por una lluvia de bolas de fuego lanzada por un Dios vengativo.

Nada queda a la elección de la imaginación. Las imágenes no son obscenas ni pornográficas, pero son explícitas.

En este sentido, los dibujos no suavizan el texto. Más bien subrayan la violencia, la destrucción, la lujuria, los celos y la venganza contenida en el Génesis, incluido el Diluvio Universal que envía Dios para destruirlo todo excepto la familia de Noé y los animales que salva en su Arca.

Esta publicación, un proceso de más de cinco años, ha costado un enorme esfuerzo a su autor, responsable de cada imagen en blanco y negro, de cada escena y frase del diálogo.

El texto que acompaña a las imágenes procede directamente de la Biblia del Rey Jaime, del siglo XVII, y de otras traducciones modernas. Contiene la descripción de todo, desde Adán y Eva hasta la muerte de José.

Actualización del Génesis

Según Nick Baines, obispo de Croydon, en el Reino Unido, el tratamiento de Crumb devuelve actualidad al Génesis al presentar a Dios comprometido con el mundo real.

"Cuando lees estos textos u observas estas imágenes realizadas por Robert Crumb creo que se plantean cuestiones que avivan la imaginación y nos hacen preguntarnos qué está pasando aquí", sugirió Baines.

Por su parte, Robert Crumb aseguró que, al final del proceso, acabó pensando que el Génesis es un texto poderoso, con muchas capas de significado, pero no la Palabra de Dios.

"Dios, de acuerdo con la idea que millones de personas han tenido de él durante más de 2.000 años, me parece completamente insana y loca", señaló Crumb.

Quizá después de siglos de continuas reinterpretaciones, el Génesis se ha convertido en una historia remota, simplificada. Al traducirla a imágenes, Robert Crumb parece estar retando a sus lectores a que la piensen de nuevo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.