Mona Lisa tenía el colesterol alto

Mona Lisa
Image caption Para Franco, la Mona Lisa muestra signos claros de colesterol bajo su piel.

Por siglos, los historiadores del arte han estado desvelados por la enigmática sonrisa de la Mona Lisa —la más famosa de las obras de Leonardo da Vinci— pero, según un médico italiano, sus niveles de colesterol eran más preocupantes aún.

Para el doctor Vito Franco, de la Universidad de Palermo, la Mona Lisa muestra signos claros de colesterol bajo su piel.

El experto también sugiere que la mujer parece tener un lipoma, es decir, un tumor formado por tejido adiposo, en su ojo derecho.

Franco asegura que sus análisis médicos revelan mucho más que visiones artísticas.

"La enfermedad existe dentro del cuerpo, no tiene una dimensión metafísica o sobrenatural", le dijo al diario italiano La Stampa.

"Las personas representadas en el arte revelan su físico, nos dicen sobre su humanidad vulnerable, más allá de si el artista es consciente o no", agregó.

Otros diagnósticos

Franco, que es profesor de anatomía patológica, presentó su hallazgo en una conferencia médica en la ciudad de Florencia, en el oeste de Italia.

Pero el retrato de Da Vinci del siglo XVI no es la única obra de arte en recibir un diagnóstico del profesor.

Franco indica que los largos dedos que figuran en Retrato de Joven, de Sandro Boticelli, revelan que el muchacho sufría tal vez del síndrome de Marfan, un desorden genético que afecta el tejido conectivo.

El doctor hasta le hizo un diagnóstico al mismísimo Miguel Ángel, representado en La escuela de Atenas, de Rafael.

Franco asegura que sus rodillas hinchadas parecen indicar un exceso de ácido úrico y es probable que estuviera sufriendo de cálculos renales.

Contenido relacionado