Murió el director de cine Eric Rohmer

Eric Rohmer
Image caption Rohmer fue uno de los directores que más fielmente mantuvo las características de la Nueva Ola.

El autor de películas como Mi noche con Maud (Ma nuit chez Maud, 1969) o Pauline en la playa (Pauline à la plage, 1982) falleció a la edad de 89 años. Considerado como uno de los mejores directores vivos, Rohmer fue uno de los máximos exponentes de la Nueva Ola del cine francés.

Eric Rohmer nació bajo el nombre de Jean-Marie Maurice Scherer en 1920 en la ciudad de Nancy, en el este de Francia.

Durante años se dedicó a la enseñanza de la literatura hasta que, en la década de los '60, impulsó –junto con otros directores como François Truffaut, Jean-Luc Godard o Claude Chabrol- la llamada "Nouvelle Vague", o Nueva Ola, del cine francés.

Esta reacción frente a la forma tradicional de hacer cine llevó a Rohmer a trabajar con equipos reducidos y a desarrollar una tendencia por las narraciones derivadas de acontecimientos cotidianos mínimos.

"Nueva Ola"

"La Nueva Ola intentó romper con las normas del cine clásico para crear un estilo más espontáneo, cercano a la improvisación", señaló el corresponsal de la BBC en París, Alasdair Sandford.

En palabras del propio Rohmer, su cine trataba más sobre "pensamientos que sobre acciones" y fijaba menos su atención "en lo que la gente hace que en lo que sucede en sus mentes".

Entre 1957 y 1963, el cineasta fue redactor jefe de la prestigiosa revista de cine "Cahiers du Cinéma", donde muchos de los directores de la Nueva Ola ejercieron la crítica cinematográfica.

Rohmer realizó su primera película, El signo de Leo (Le signe du lion) en 1959 y desde entonces dirigió más de 40 títulos para cine y televisión.

Larga carrera

Su primer gran éxito llegó con Mi noche con Maud (Ma nuit chez Maud, 1969). A lo largo de la década de los 80 desarrolló un ciclo temático de seis largometrajes entre los que se encuentran dos de sus obras más conocidas, Paulina en la playa (Pauline à la plage, 1982) y El rayo verde (Le rayon vert, 1986), con la que obtuvo el León de Oro en el Festival de Venecia en 1986.

Incansable, Rohmer continuó haciendo cine durante la década de los 90, época en la que dirigió sus Cuentos de las cuatro estaciones. En 2007, con 87 años, realizó su último largometraje, El romance de Astrea y Celadón (Les amours d'Astrée et de Céladon).

En 2001, el Festival de Venecia le rindió homenaje y le otorgó el León de Oro en reconocimiento a toda su carrera.

"Clásico y romántico, iconoclasta y decoroso, ligero y profundo, sentimental y moralizante, creó el 'estilo rohmeriano', una influencia que perdurará tras su muerte", aseguró el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en su declaración de despedida del cineasta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.