Federer invencible en Australia

Roger Federer celebra la victoria del Abierto de Tenis de Australia
Image caption Federer acumula con este 16 campeonatos de Grand Slam.

El tenista suizo Roger Federer, número uno del mundo, ganó el Abierto de Tenis de Australia contra el escocés Andy Murray en sets seguidos 6-3, 6-4 y 7-6 (13-11).

Federer suma ahora 16 campeonatos de Grand Slam, una cifra histórica. En la lista le sigue Pete Sampras que alcanzó a acumular 14 en su ilustre carrera.

La victoria del suizo frustra las aspiraciones de Murray -y del pueblo británico- de convertirse en el primer jugador del Reino Unido en ganar un Grand Slam en 74 años.

Murray llegó a la final en excelente forma, habiendo perdido apenas un set en los anteriores seis partidos. Se hablaba de que éste sería su torneo.

Sin embargo, se topó contra un número uno que también había encontrado su juego después de titubear al comienzo del abierto.

Juego y llanto

Después de que ambos tenistas quebraran el juego del otro, Federer impuso su ritmo para ganar el primer set 6 a 3.

El juego del suizo se fue elevando durante el segundo set, que también ganó con relativa facilidad 6 a 4.

En el tercero pareció que Murray respondería, quebrando a Federer al comienzo. Pero el mejor jugador del mundo respondió con su propio quiebre y el set se fue al "tie-break".

Fue el mejor período del partido, con Murray estando a punto de llevarse el set en cinco ocasiones y Federer cerca de la gloria en tres.

El suspenso se intensificó con cada punto, cuando ambos jugadores se turnaron el control del "tie-break" hasta que Federer se impuso 13 a 11.

Un conmocionado Andy Murray no pudo contener las lágrimas al dirigirse al público durante la ceremonia para excusar la derrota.

"Puedo llorar como Roger, es lamentable que no pueda jugar como él", expresó Murray, añadiendo: "Quiero felicitar a Roger, sus logros en el tenis son increíbles. Continuar ganando año tras año es muy especial".

Por su parte, Federer se manifestó encantado con la victoria y también felicitó y le dio ánimos a su rival.

"Andy, muy bien hecho por un torneo increíble. Eres un jugador demasiado bueno para pensar que no vas a ganar un Gran Slam, así que no te preocupes".

Palabras de consuelo, pero Murray continuará sintiendo la presión de toda una nación que busca en él desesperadamente un campeón de Grand Slam.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.