Video de banquero "in fraganti" causa furor en YouTube

El video que muestra a un banquero australiano mirando fotos eróticas de la modelo Miranda Kerr durante una entrevista en vivo provoca sensación en internet.

Image caption David Kiely, al fondo a la izquierda, mirando las fotos.

Dave Kiely, empleado de Macquarie Bank, estaba en su escritorio mientras un colega era entrevistado en vivo por el Canal 7 de Australia sobre tasas de interés cuando la cámara lo sorprendió abriendo un correo electrónico con imágenes de la modelo semidesnuda.

El video se convirtió en un éxito en la página YouTube, donde fue visto más de 1.3 millones de veces. Además, canales de televisión de todo el mundo lo transmitieron en horario estelar.

El Macquarie Bank pidió disculpas "en caso de haber ofendido a alguien" y anunció que no despedirá al empleado.

Se sospecha que Kiely podría haber sido víctima de una broma de alguien que le envió el correo con las fotos sabiendo que la pantalla de su ordenador estaba apareciendo por televisión.

Fama inesperada

Image caption Miranda Kerr se solidarizó con Kiely.

Tras la difusión del video se habían iniciado campañas en internet para solidarizarse con el empleado y pedir que no lo despidieran.

El sitio de noticias financieras Here is the City organizó una cadena de emails para ayudar a Kiely, diciendo que no deberían despedirlo porque ya ha sufrido bastante y porque las fotos no eran pornográficas.

Además, varios grupos de Facebook reclamaban que no fuera despedido.

La cadena de emails decía "fuera o no una broma, la única falta de Kiely fue estar en el lugar y el momento equivocados".

Por su parte, Miranda Kerr también había dicho que el australiano no debería ser despedido.

Kerr, modelo de 26 años, comprometida con el actor Orlando Bloom, dijo que si le enviaban la petición en apoyo a Kiely "por supuesto que la firmaría".

El interés por la modelo también se disparó en internet: las búsquedas de su nombre en Google se duplicaron tras el incidente.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.