Bajan a equipos chinos por corrupción

Aficionados chinos
Image caption La selección nacional china de fútbol apenas ocupa el puesto número 87 en el ranking mundial.

La Asociación de Fútbol de China decidió bajar a la segunda división a dos equipos de la Super Liga involucrados en un escándalo de corrupción.

Según informaron los medios de comunicación chinos, los clubes están acusados de participar en arreglos de partidos y apuestas.

Uno de los conjuntos, el Chengdu Blades, pertenece al Sheffield United, un club que juega en la segunda división inglesa.

Se trata del castigo más severo anunciado desde el inicio de una investigación sobre corrupción en el fútbol chino.

En 2006 el Sheffield United compró una participación mayoritaria en el Chengdu Blades con el fin de desarrollar el fútbol en China y descubrir nuevos talentos.

La siguiente temporada el equipo logró el ascenso a la Super Liga china.

El éxito fue señalado como fruto de una "innovadora relación", que contribuyó a que el Chengdu se convirtiera en una potencia del fútbol chino.

Sin embargo, ahora los medios chinos indican que el Chengdu fue obligado a descender por presuntamente haber incurrido en arreglo de partidos.

Concretamente, se señala que el club sobornó a un equipo rival para que perdiese un partido crucial, en un resultado que aseguró el ascenso del Chengdu a la división de honor.

Selección nacional

El presidente del Chengdu, Xu Hongtao, y su asistente ya fueron detenidos como parte de una investigación más amplia para acabar con la corrupción en el fútbol local.

Veinte altos funcionarios y jugadores fueron implicados, incluyendo el ex presidente de la Asociación de Fútbol de China, Nan Yong.

Una investigación policial y fiscal reveló que tanto jugadores como árbitros recibieron sobornos para amañar partidos. Por otra parte, también se señaló que algunos jugadores pagaron hasta US$16.000 cada uno para asegurarse un puesto en la selección nacional.

Incluso el presidente chino, Hu Jintao, expresó su preocupación por la situación del fútbol local. Aunque China se ha convertido en toda una potencia en una variedad de deportes olímpicos, la selección nacional de balompié sigue en un nivel muy bajo, ocupando apenas el puesto 87 en el ranking mundial.

Un segundo club, el Guangzhou PRC, también fue bajado a segunda división por supuestos arreglos de partidos.

Un portavoz del Chengdu le dijo a la BBC que el club dio una buena acogida a los intentos de limpiar el deporte, señalando que aceptaron el castigo y asegurando que no apelarán la decisión. Agregó que el partido en el centro de las acusaciones seguía bajo investigación policial.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.