Petición en contra de la visita del Papa al Reino Unido

Benedicto XVI
Image caption Gordon Brown invitó formalmente al Papa en febrero.

La Sociedad Secular de Gran Bretaña entregó una petición en la sede del gobierno del Reino Unido -el Número 10 de Downing Street- en contra de la visita del Papa Benedicto XVI, la cual tendrá lugar este año.

Aún sin fechas concretas, ésta sería la primera visita papal al Reino Unido desde la que realizó Juan Pablo II en 1982.

Se prevé que el pontífice visite la ciudad de Birmingham -en el centro de Inglaterra- como parte de la planificada beatificación del cardenal John Newman. El viaje de Benedicto XVI también incluiría una parada en Escocia.

El Papa fue invitado formalmente en febrero por el primer ministro británico, Gordon Brown, y el secretario para Escocia, Jim Murphy.

Desacuerdo

La Sociedad Secular de Gran Bretaña -el principal grupo de presión en favor de los derechos de ateos, agnósticos y no creyentes- exhortó a Gordon Brown a poner distancia entre el gobierno británico y las "intolerantes ideas del Papa".

"Instamos al primer ministro a que aclare que su gobierno no está de acuerdo con la oposición del Papa a los derechos reproductivos de la mujer, a la igualdad de los homosexuales en la sociedad, a la investigación con células madre y al uso de condones para prevenir el contagio del HIV/Sida", establece el comunicado.

La petición, que según el grupo cuenta con el respaldo de 28.000 firmas, también se refiere al presunto costo millonario de la visita papal que tendrá que ser sufragada por el contribuyente británico.

"Nosotros, los abajo firmantes - dice el documento- le pedimos al primer ministro que le proponga a la Iglesia Católica que costee los gastos de la visita papal y que libere al contribuyente de la carga que representan los previstos US$30 millones que ésta supondrá."

Dinero

En la misiva se señala que hay mejores causas para invertir tal cantidad de dinero público.

"Aceptamos el derecho del Papa a visitar a quiénes lo siguen en Gran Bretaña, pero el dinero público debería gastarse mejor en escuelas que lo necesiten, en hospitales y otros servicios sociales que están enfrentando reducciones presupuestarias".

Según el corresponsal para asuntos religiosos de la BBC, Robert Piggot, los católicos -en preparación a la visita- están tratando de mejorar la forma en que proyectan el mensaje de su Iglesia a un público cada vez más escéptico.

Para Piggot, el Papa Benedicto XVI es una figura relativamente conservadora que no teme reforzar las tradicionales enseñanzas sobre asuntos controvertidos tales como el aborto, los anticonceptivos, el Sida y la homosexualidad.

Los secularistas han visto la oportunidad de crear una coalición de gente disconforme con el mensaje cristiano tradicional en una variedad de temas, concluyó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.