Pink Floyd gana juicio a EMI sobre ventas por internet

Pink Floyd
Image caption El contrato de Pink Floyd con EMI se firmó antes de que existieran las ventas por descarga.

La banda de rock Pink Floyd ganó el juicio contra el sello disquero EMI que se celebró en la Corte Superior de Londres sobre el pago de regalías en la venta de sus canciones por internet.

Las leyendas del rock, que firmaron con EMI en 1967, dijeron que su contrato significaba que el contenido de sus álbumes no podía venderse por separado sin previo consentimiento.

Postura con la que un juez estuvo de acuerdo basándose en que el documento tenía una cláusula de "preservación de la integridad artística de los álbumes".

EMI tendrá ahora que pagar US$60.000 en costos, más una multa que todavía está por decidir.

El grupo, cuyo último contrato fue firmado antes de que existieran tiendas para bajar música por internet como iTunes, también peleó por la forma en que se estaban calculando las regalías de las ventas digitales.

En la corte, el consejero Andrew Morritt declaró que el contrato significaba que EMI no tenía derecho a explotar las grabaciones a través de la distribución en línea o por ninguna otra vía que no sea el álbum original.

"Sin costuras"

Image caption El contrato de la agrupación impide a EMI vender las canciones por separado.

Durante su carrera la agrupación ha evitado sacar sencillos, pues preferían que sus aficionados escucharan todo el material. El álbum Dark Side of the Moon vendió 35 millones de copias en todo el mundo.

Hace poco Robert Howe QC dijo que el acuerdo de la banda con EMI estipulaba que sus álbumes "sin costuras" no debían desmembrarse y que ellos "querían mantener el control artístico".

Howe agregó que hubiera sido un resultado "muy raro" si se hubiese dictaminado que la agrupación podía controlar exactamente cómo quería que su música se vendiera en productos físicos pero que "no hubiera limitaciones en la distribución en línea".

Los integrantes de Pink Floyd no estuvieron presentes durante la sentencia del juez en Londres.

El tema de vender canciones por separado en internet ha sido un quebradero de cabeza para muchos artistas que quieren que sus álbumes sean vistos como un trabajo completo.

Además, los grupos de música reciben menos dinero si el público elige una canción en vez de comprar todo el repertorio.

Se cree que ese sea el motivo por el cual el trabajo de los Beatles, cuyo catálogo también está bajo el dominio de EMI, no aparezca en los sitios para bajar música.

Descargas ilegales, otro problema

A finales del año pasado casi 100 músicos británicos se unieron en un acalorado debate de más de tres horas sobre la mejor manera de luchar contra los internautas infractores.

El encuentro tuvo lugar después de una intensa polémica entre diversos artistas sobre si los usuarios de los sitios para compartir archivos por internet deberían o no ser castigados legalmente.

La declaración final de la jornada propuso que el ancho de banda de los infractores reincidentes debería ser "estrechado".

Entre los artistas firmantes figuraron nombres como George Michael, Annie Lennox, el guitarrista de Radiohead Ed O'Brien y el batería de Pink Floyd Nick Mason.

"En la reunión no estuvimos de acuerdo en todo, pero llegamos a un entendimiento que creo que será positivo para todos. Tendremos más encuentros en adelante y vamos a estar juntos en esto", añadió a la BBC en esa oportunidad Ed O'Brien.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.