Las cenizas de Edmund Hillary coronarán el Everest

Primera expedición al Everest
Image caption Edmund Hillary (izda), Sherpa Tenzing Norgay (dcha) y John Hunt antes de conquistar por primera vez el Everest

Más de 50 años después de que Sir Edmund Hillary conquistara el Everest, sus cenizas serán esparcidas en la cumbre de la montaña más alta del mundo por un sherpa nepalés.

El veterano alpinista Apa Sherpa partirá este martes en su vigésima escalada al que, con 8.848 metro sobre la altura del mar, es conocido como "el techo del mundo".

Apa Sherpa ya tiene en su haber el récord a la persona que más veces ha escalado la montaña más alta, pero según informa la corresponsal de la BBC en Kathmandu, Joanna Jolly, esta ocasión es especial.

El montañista quiere rendir así homenaje al neozenlandés Sir Edmund Hillary, quien fue el primero en hacer historia y conquistar la montaña en 1953, junto a Sherpa Tenzing Norgay.

Tras la muerte de Hillary en 2008, parte de sus cenizas fueron esparcidas en el puerto de Auckland, en Australia, mientras que la otra parte se conservó en un monasterio con vistas al Everest.

Apa Sherpa tiene previsto esparcir las cenizas en la cumbre de la montaña ahora, donde también dejará una simbólica estatua de un pequeño Buddha.

Agradecimiento de la comunidad

Es su forma de agradecer la ayuda que Sir Edmund ofreció a la comunidad sherpa, con la que colaboró para dotarlos de escuelas y hospitales a través de su organización sin ánimo de lucro.

"Sir Edmund nos ayudó mucho en nuestra región. Sin él, no habría hospitales o colegios y estoy muy feliz de tomar sus cenizas y llevarlas a lo más alto", declaró el alpinista.

Pero también, según explica Jolly, es una ocasión para tratar de llamar la atención sobre el problema de contaminación que vive la zona y la necesidad de limpiar las montañas.

Las altas temperaturas en el Himalaya ha hecho que los antiguos desechos y los envases de comida que se encontraban congelados en las capas de hielo salgan a la superficie.

Los sherpas que trabajan como guías se encargan de limpiar las montañas por una cifra cercana a un dólar y medio por día.

Apa Sherpa dice que espera que su expedición recaude fondos para permitir que esta iniciativa siga adelante.