Michelle Obama: Primera Dama bajo la lupa

Portada de revista con la foto de Michelle Obama
Image caption La Primera Dama es objeto frecuente del interés de los medios de prensa.

En la página oficial de la Casa Blanca en internet se dice que ella prefiere describirse, primeramente, como madre de Malia y Sasha.

Pero Michelle Obama, la Primera Dama de Estados Unidos, no es sólo eso. Es abogada, activista, mujer independiente e incluso ícono de la moda que ha captado por derecho propio la atención y el interés de la opinión pública.

Ya sea rompiendo el protocolo y rodeando con su brazo de manera afectuosa a la reina Isabel II o sembrando vegetales en el jardín de la Casa Blanca, Michelle Obama es muy frecuentemente objeto del interés de los medios de prensa, que no siempre la han alabado.

Unos la han calificado de "sencilla", "audaz" y "atractiva". Otros la ha acusado de "resentida", "liberal" y "elitista".

En cualquier caso, la Primera Dama no genera indiferencia.

Estudios

Michelle LaVaughn Robinson nació en 1964, se crió en un barrio obrero en el sur de Chicago y fue a un colegio público.

Image caption Ella se describe primeramente como madre.

Ella afirma que fue la tenacidad de sus padres -Fraser Robinson, empleado en una planta de agua, y Marian Shields Robinson, secretaria- y los valores éticos que le inculcaron lo que la ayudó a abrirse camino y ganar becas para estudiar derecho en las universidades de Princeton y Harvard.

Tras completar su formación académica, trabajó en un despacho de abogados, donde conoció a su esposo; formó parte del gabinete del alcalde de Chicago Richard M. Daley y laboró en el Centro Médico de la Universidad de Chicago.

En 2007 y 2008 ayudó en la campaña presidencial de su esposo, y más recientemente urgió a los miembros del Partido Demócrata a que respaldaran los esfuerzos presidenciales por reformar el sistema de salud pública estadounidense.

Acciones como esa -vistas por muchos como un intento de influir en el debate político- no han mermado su popularidad, que incluso ha permanecido más alta que la de Barack Obama.

Popularidad

Una encuesta de opinión del diario New York Times y CBS News dice que ella tiene los índices de preferencia más altos de cualquier Primera Dama entrante desde 1980.

En términos de popularidad, una de las lecciones más duras para Michelle fue, como explica Lourdes Heredia, ex corresponsal en Washington de la BBC, durante la campaña electoral cuando dijo que "por primera vez en mi vida adulta, estoy realmente orgullosa de mi país porque se siente que la esperanza está retornando".

Image caption Ha captado por derecho propio la atención y el interés público.

En un segundo salieron los comentaristas republicanos para criticarla en televisión, radio e internet por "falta de patriotismo". Enfurecido Barack Obama salió a decir que "si tienen diferencias conmigo en cuanto a políticas deben debatir conmigo. No con ella".

Los conservadores, por ejemplo, la han tachado de liberal aunque en cuestiones familiares -comenta Heredia- Michelle ha seguido el ejemplo de las primeras damas republicanas. La prioridad de ella, por encima de todo, han sido siempre sus dos hijas.

Según se dice, sólo aceptó que Obama compitiera por la nominación de su partido después de analizar los efectos que la campaña tendría en las niñas y en la seguridad de su esposo.

Ha manifestado: "Todos los días termino agotada y lo único que quiero es acostar a mis hijas".

Campañas

En su página oficial en internet, se dice que la Primera Dama quiere continuar trabajando en causas como el apoyo a las familias con miembros en las fuerzas armadas y la asistencia a las mujeres que tratan de equilibrar el trabajo y la familia.

Image caption Michelle Obama es un referente de la moda.

Este año se involucró en una campaña para reducir los niveles de obesidad infantil, que busca animar a los niños y adolescentes a realizar más actividades físicas y a ser más selectivos -con la ayuda de sus padres y maestros- a la hora de elegir sus alimentos.

Las causas que ha encabezado Michelle Obama coinciden con las que tradicionalmente han sido promovidas por las primeras damas.

Aunque hay un tema sobre el que ella no ha expresado sus puntos de vista desde que llegó a la Casa Blanca: las relaciones raciales en Estados Unidos.

En 2009, un estudio sobre sus orígenes reveló la exitencia de una tatarabuela esclava que tuvo un hijo con un hombre de raza blanca.

El presidente Obama se declaró "casado con una estadounidense negra por la que corre la sangre de esclavos y propietarios de esclavos".

Moda

Michelle Obama, como dice Lourdes Heredia, es admirada por muchas mujeres porque ella ha logrado compaginar las tareas de su casa con el trabajo, sin descuidar su apariencia.

Image caption La pareja contrajo matrimonio en 1992.

Lo mismo se le puede ver con trajes formales que con ropa casual e incluso la revista "Vanity Fair" la llegó a designar como una de las mujeres más elegantes y la "People" como una de las mejor vestidas.

Una mujer cuyas apariciones en público son examinadas con lupa ha apostado en ocasiones clave por modistos latinoamericanos.

Para la ceremonia de toma de posesión de su esposo como presidente de Estados Unidos, Michelle vistió un traje de la cubana Isabel Toledo y para la jornada electoral escogió un modelo del también cubano Narciso Rodríguez. Igualmente ha llevado creaciones de la diseñadora chilena María Cornejo.

Junto a esa faceta glamorosa, ella -o sus asesores de imagen- se han empeñado en que la Primera Dama no se aparte del perfil de persona accesible, natural y "normal".

Y más aún: muchos aseguran que ella quien ha asumido como una de sus obligaciones hacer que su esposo mantenga "los pies sobre la tierra".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.