Aparecen burbujas gigantes en Londres

Rosy, la arquitectura burbuja en Londres.
Image caption La burbuja gigante crea espacios sociales temporales. Imagen: Cortesía Raumlabor-Berlín.

Una triple burbuja gigante apareció en Londres, justo a lado del puente más famoso de la ciudad, el Puente de la Torre.

Se trata de una estructura inflable de aproximadamente 5 metros de alto que lleva el nombre de Rosy, su apodo es "la bailarina" y, aprovechando el verano, ha llegado para abrirle el campo al arte en espacios inesperados.

Rosy tiene la capacidad de alojar 100 personas. Está hecha de polietileno, el plástico más común para casas de campaña. Traslúcido y blanco, este material delgado es lo único que separa el interior de Rosy del aire libre.

"Podríamos hacer incluso burbujas más grandes, pero el viento es un problema y, si es más grande, es más difícil de controlar", dice Matthias Rick, creador de Rosy y miembro de Raumlabor-Berlín, un colectivo alemán de arquitectos y artistas que han construido burbujas desde el 2006.

¿Por qué no se vuela?

"Tenemos un ingeniero que calcula la fuerza del viento y que nos dice cuánto peso hay que usar para sostener a Rosy por dentro y por fuera. Y si el viento es muy fuerte para lo que tenemos, entonces no hacemos el evento", añade Rick.

Afortunadamente, Rosy tiene suficiente peso para soportar climas londinenses. La triple burbuja está sujetada con 220mts. de lazos rosados, que tienen la función de contrafuertes y la hacen lucir como una zapatilla de ballet. Los lazos están amarrados a 12 tanques que contienen 100 litros de agua cada uno, que sostienen toda la estructura. Adentro, hay 80 tanques de 13 litros, para estabilizarla.

Image caption Danza, películas y discusiones sobre arquitectura... todo cabe en Rosy.

El contenedor de Rosy es una caravana que la transporta al lugar donde va a ser inflada. La caravana tiene un ventilador industrial que en 20 minutos infla la burbuja. Antes, se tiene que preparar el terreno, cubriendo la superficie para proteger la estructura. En total, la bailarina tarda entre 2 o 3 horas para estar lista. La caravana, entonces, sirve como camerino.

Según Manfed Eccli, colaborador del colectivo y creador técnico de la bailarina, se utilizaron 750mts de plástico, cortados en 22 pedazos con un máximo de 1,50mts de ancho, aunque angosto en las puntas para poder dar el efecto burbuja. Todos los pedazos están pegados con cinta doble cara.

"Nos llevó alrededor de tres meses construirla", le dijo a BBC Mundo.

Una nueva tendencia

Katerina Videnova, ayudante de Raumlabor-Berlín, fue la que dio el nombre, y el apodo de bailarina, a la burbuja.

"Esta estructura fue echa exclusivamente para la agencia UP Projects, que se dedica a presentar arte en lugares públicos y abiertos en el Reino Unido. Fue echa para esta serie de eventos, la mayoría de danza, y de ahí salió la idea de la bailarina y sus colores, porque las bailarinas de ballet visten regularmente en colores rosados".

Refiriéndose al trabajo de su estudio de arquitectos, Rick le explicó a BBC Mundo que "el concepto de burbuja es simplemente una herramienta más para poder expresarnos. Lo que intentamos es trabajar con la idea de tener un contenedor y extender un espacio en la ciudad".

Rosy será parte del Festival de Arquitectura y discusión sobre las estrategias "Top Down" y "Bottom Up" (estrategias arquitectónicas deductivas e inductivas) para llegar a un acercamiento y entendimiento de cómo usar las ciudades, quiénes las utilizan y cómo se establecen los espacios y sus funciones.

Según Matthías Rick, "Rosy es una herramienta latente para enseñarnos el tipo de lugares públicos y las potencialidades que podríamos desarrollar con ellos".