Matemática revela fallas escolares en Chile

Los resultados de una prueba para medir la calidad de la enseñanza en la educación básica (primaria) en Chile produjeron preocupación, al establecer que nueve de cada 10 estudiantes de octavo año no saben lo que deberían en matemática.

Image caption La medición arrojó que en el sector público de educación se presentan hasta dos cursos de rezago.

El Sistema de Medición de Calidad de la Enseñanza (Simce) fue aplicado durante 2009 a los cuartos y octavos básicos del país, y uno de sus resultados reveló que, en el sector público de educación, se presentan hasta dos cursos de rezago.

Para los niños de cuarto básico, el 34% tiene conocimientos de matemática correspondientes a segundo o tercero básico, mientras que un 37% ni siquiera domina todo lo que debería saber en segundo.

La situación empeora en octavo básico, que es el curso previo a la educación media o secundaria en Chile. Aquí, el 62% de los alumnos no maneja los conocimientos en matemática de sexto básico, mientras que un 25% sabe las materias de sexto y parte de séptimo año.

Sin embargo, el problema también se da en el sistema privado, donde los colegios se estancaron en comparación a evaluaciones anteriores e, igualmente, presentan problemas en matemática.

"Esto es muy grave, ya que indica que, en este caso, en un curso de 40 alumnos del nivel socio-económico alto, 20 alumnos aprenden lo que se debe, mientras que, en un curso de nivel socio-económico bajo, sólo un alumno aprende lo que se debe", explicó el ministro de Educación, Joaquín Lavín.

Profesores en la mira

Los resultados del Simce muestran un problema que tiene que ver directamente con lo que está pasando en las salas de clases, según le señaló a BBC Mundo Lisandro Castillo, director de la carrera de Educación General Básica de la Universidad Andrés Bello.

"Hay un problema de transferencia de las políticas y proyectos desde los niveles superiores de nuestro sistema educativo a los niveles inferiores, que son las escuelas y las salas de clases. Hay una serie de proyectos interesantes que no tienen resultados porque en el aula no se están trabajando como se debe", manifestó.

A juicio del experto, iniciativas como capacitar a los docentes o realizar cambios en la carrera son positivas, pero requieren un cambio de actitud de los encargados de enseñar.

"Encuentro que los profesores no están asumiendo la responsabilidad que tienen dentro del aula. Me consta porque he estado en muchos colegios, fui director de escuela y soy supervisor, y siempre veo lo mismo, no hay mucho compromiso ahí de parte de muchos profesores o directores. Otros sí lo tienen", afirmó.

La respuesta llegó por parte del presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, quien dijo que no se puede culpar a su sector por las desigualdades y los problemas que hay en la educación chilena.

"Cuando nos dicen 'cuál es la responsabilidad de los maestros y cuál es la autocrítica que se hacen ustedes', nosotros decimos: 'Señores, ¿cómo vamos a hacernos responsables de esto si, primero, no hemos diseñado ni participado en estas políticas que se nos han impuesto?'", manifestó.

Un modelo alternativo

El ministro Lavín señaló que es necesario "un punto de inflexión" para cambiar una realidad que se repite con las distintas pruebas, y advirtió que al paso en que evoluciona el sistema se necesitarían 100 años para mejorar, si se tiene en cuenta que el promedio de matemática del Simce subió tres puntos entre 2000 y 2009.

"En la década hemos avanzado tres puntos y tenemos una brecha de 33 puntos con el puntaje esperado. Si seguimos a ese ritmo nos demoraremos 10 décadas en conseguir el puntaje esperado", indicó.

Ante esto, la autoridad anunció medidas, como un plan nacional de matemática y un sistema de maestría para los directores de establecimientos educacionales, al tiempo que recalcó que el actual sistema público en que las municipalidades reciben una subvención estatal para mantener los colegios tiene que cambiar.

"Esto va a significar una nueva carrera docente, va a significar un nuevo modelo alternativo a la administración de la educación municipal. Si queremos de verdad mejorar la educación de los niños más pobres vamos a meternos en serio y en forma despolitizada en cada uno de estos temas", señaló.

Y mientras que el Colegio de Profesores pide ser "tomado en cuenta" a la hora de definir políticas, el académico Lisandro Castillo cree que "el problema está en que esto se ponga en práctica, porque no es primera vez que un ministro lo dice".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.