Comienza en Madrid Rock in Rio, el "centro comercial del Rock"

Antes de llegar al escenario "Mundo" de Rock in Rio Madrid, te regalan muestras de crema dental, algún bolso, un tatuaje temporal, puedes subir a una rueda mecánica o incluso ver un desfile de moda.

Image caption La versión madrileña del festival musical más multitudinario del mundo es un auténtico parque de atracciones.

Escasean los rockeros de pelo largo pero abundan las familias. Este viernes, el festival considerado el más multitudinario del mundo ha abierto sus puertas en su versión Madrid como un gran centro comercial.

"Venimos a ver a Bon Jovi. Es la primera vez que le vemos", comenta emocionado a BBC Mundo el argentino Javier Sagües, mientras sube con su pequeña hija a la rueda mecánica de la Ciudad del Rock.

"A ella también le gusta. Tiene todas las canciones en el iPod", explica el hombre mientras la rueda gira. Los 200.000 metros cuadrados de la ciudad se abren en medio de una explanada árida de la meseta castellana a las afueras de Madrid.

Lea también: Rock in Rio y el vendedor de megaconciertos.

Abajo el escenario Mundo, gigante, metálico y lleno de luces como un robot. En el lado opuesto, el escenario Sunset (mas pequeño), la zona de música electrónica, las tiendas y puestos de comida, y una polea para volar sobre las cabezas del público.

De fondo suena Pereza, el grupo español que antecede a la banda de Nueva Jersey. Durante cinco días artistas tan diversos como Rihanna o Metallica desfilarán por allí.

Este sábado, la artista estadounidense compartirá cartel con la colombiana Shakira, los puertorriqueños Calle 13 y el pinchadiscos David Guetta. El domingo tiene colgado el rótulo de "Día de la Familia" con Myle Cirus (la ex Hanna Montana de Disney) o el grupo británico McFly.

"Me encanta la organización. Tienes de todo: restaurantes, tiendas, juegos, zonas de descanso, transporte", comenta Sagües, de gafas y camisa de cuello. Su hija quiere bajarse de la rueda mientras él confiesa que una de sus cuentas pendientes fue el primer Rock in Rio en Río de Janeiro. "Tenía muchas ganas de ir pero no pude. Era caro y Buenos Aires no está tan cerca", se lamenta.

Allí asistieron más de un 1.300.000 personas durante díez dias, apretujados y sudorosos, saltando y gritando las canciones de Queen o AC/DC. No tiene nostalgia. Han pasado 25 años y sabe que ya es otra persona.

25 años para ver a Bon Jovi

Image caption La banda liderada por Jon Bon Jovi fue la gran atracción del primer día de <i>Rock in Rio</i> en Madrid.

Al peruano Jose García casi se le salen las lágrimas cuando saltó al escenario Bon Jovi. Cerca de 50.000 almas le esperaban a la medianoche. "!Han tenido que pasar 25 años para que vea por primera vez al grupo de mi adolescencia", le dice a BBC Mundo.

"Esos grupos nunca iban por allá. Era imposible verlos en vivo", comenta emocionado mientras mira la imagen del rockero en dos pantallas gigantes. El Bon Jovi real se ve a lo lejos, entre la maraña de gente, como una hormiga.

Cerca de allí las españolas Carmen y Rosario han cumplido un sueño: volver a ver a Bon Jovi. "Lo vimos hace dos años en Barcelona. Fuimos de las primeras que compramos las entradas para Rock in Rio, hace cuatro meses. Venimos desde Murcia sólo a verlo", sonríen ataviadas con la camisa reglamentaria de fan. Toda la tarde la han pasado sentadas en el césped artificial que rodea el escenario.

"Venimos a ver un concierto. Todo lo demás parece un parque de atracciones", comenta mientras un joven se lanza desde la polea que pasa sobre el público como si atravesara un río caudaloso.

Image caption El cincuentón Jon Bon Jovi canta a todo pulmón en Madrid.

García sigue emocionado, cantando. "Siempre tuve la imagen de Rock in Rio como un evento mítico, gigante y tal vez salvaje, con droga, sexo, etc. Pero esto lo veo muy calmado, agradable. Hasta se puede uno acostar en el césped. Como es artificial, no hay bichos", sonríe.

Ha ido solo porque no pudo convencer a nadie en su trabajo. Tiene 40 años y sus saltos se mezclan con los aficionados más jóvenes que conocieron a Bon Jovi después. De repente, saca su teléfono celular y empieza a marcar un número.

"Estoy llamando a mi hermano. Esta en Lima. A él también le gustaba Bon Jovi. ¡Andrés!, ¡soy yo!, Javier. Estoy viendo a Bon Jovi. ¡Por fin!, ¡escucha, escucha!", exclama entre gritos mientras apunta el teléfono al escenario.

"It's my life. It's or never. I ain't gonna live forever... (Es mi vida. Es ahora o nunca. Sé que no voy a vivir para siempre...)", canta a todo pulmón el cincuentón Jon Bon Jovi. La banda tocó en el primer Rock in Rio en Brasil. Entonces eran una banda joven que casi nadie conocía pero que quería comerse el mundo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.