Última actualización: miércoles, 9 de junio de 2010 - 21:57 GMT

El secreto de la cancha perfecta

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

La altura del pasto, su humedad, la firmeza de la cancha, son algunas de las variables en las que han venido trabajando más de 3.000 personas para asegurar la calidad de las canchas en el Mundial de Sudáfrica.

Si el pasto ha sido rociado o no, al igual que una diferencia de milímetros en su altura, son factores críticos que influyen en la rapidez del juego.

Por ello cada día los estadios del Mundial han venido siendo escenario de complejas pruebas para medir el desempeño de cada campo.

Cuatro expertos comparten con BBC Mundo algunos de los factores clave que influyen en la "cancha perfecta".

RICHARD HAYDEN, STRI (Sports Turf Research Institute), consultores de FIFA para Sudáfrica 2010

Richard Hayden, director de operaciones de STRI, consultorses de FIFA para las canchas del Mundial

Cuanto más corto el pasto más rápido el juego. En Sudáfrica medimos a diario en cada cancha el deslizamiento, velocidad, rebote de la pelota, así sabremos a cuánto cortar el pasto. Puede ser 24 milímetros en uno y 25 en otro para asegurar las mismas condiciones.

La velocidad no depende sólo de la altura del pasto, sino de otras variables como la humedad. Los partidos al final de la tarde, cuando empieza a caer rocío, tendrán un juego más rápido que al mediodía, asi que rociamos la cancha para crear al mediodía las mismas condiciones.

La falta de sol es un problema para el pasto en estadios muy cerrados. En Soccer City, el estadio en Johanesburgo, usamos por la noche luces suplementarias artificiales desarrolladas en Holanda para el cultivo de rosas.

DARREN BALDWIN, experto a cargo de la cancha del club Tottenham Hotspur

Darren Baldwin, experto a cargo de la cancha del club Tottenham Hotspur

Cinco o seis estadios del Premier League usan el sistema que tenemos en Tottenham, de una cancha mixta, con fibras de plástico en la tierra, que dan estabilidad, sobre las que se siembra el pasto o ryegrass.

Tampoco habrá buen pasto si no hay una buena base, aquí tenemos un suelo que es 95% arenoso para mejor drenaje.

Hacemos continuas pruebas del suelo, cada dos semanas enviamos a un laboratorio muestras para controlar el PH del suelo, el ryegrass necesita un PH de entre 6,5 y 7 y a veces tenemos que aplicar calcio para que el suelo sea más ácido.

Cada estadio tiene sus propias condiciones, el del Arsenal queda a unos 5 kilómetros del nuestro, pero para obtener los mismos resultados, la forma en que se maneja la cancha allí es totalmente diferente.

GARY PARKER-NANCE, director de infraestructura en el Real Estadio de Bafokeng, Rustenburg, Sudáfrica

Gary Paker-Nance, técnico a cargo del Real Estadio de Bafokeng en Sudáfrica

En el Real Estadio de Bafokeng no usamos fibras de plástico para dar estabilidad a la cancha, usamos en cambio dos tipos de pasto.

Usamos como base el kikuyu, un pasto de climas cálidos, el problema es que en invierno entra en estado latente, crece más lento y no se recupera fácilmente. Lo que hemos hecho para el Mundial es cortar bajo el kikuyu, que tiene raíces muy fuertes, y sembrar por arriba dos variedades de ryegrass perenne (4600 y Zoom).

Las raíces del kikuyu son la base que da estabilidad al campo y con el ryegrass la cancha, incluso desde el punto de vista estético, se ve magnífica.

En cuanto a la altura del pasto, lo cortamos a diario a 25 milímetros en espera de lo que diga el Comité Organizador. Los equipos lo quieren más corto porque hace el juego más rápido.

SALVADOR INVERNIZZI, ingeniero agrónomo a cargo del Estadio Centenario en Uruguay, sede del primer Mundial

Salvador Invernizzi (der.) ing. agrónomo a cargo del Estadio Centenario en Uruguay

El Centenario albergó la primera final mundialista.

En Sudáfrica y Uruguay tenemos un clima parecido. Las especies de pasto como el kikuyu entran en estado latente en época de frío. Por eso se hace una resiembra (siembra por arriba) con ryegrass perenne para darle un verde a la cancha y tener un césped activo durante el invierno.

En el Centenario la base de la cancha es el pasto sinodon dactilum, el bermuda grass sobre el que se escucha mucho en Estados Unidos, ya que se usa en las canchas de golf. El sinodon tiene fibra, trama, como el kikuyu, lo que hace que tenga un agarre, una resistencia a la tracción mucho mayor. Por encima se resiembra el ryegrass.

El problema acá es la cantidad de partidos, por encima de 100 al año. Hay que proteger la cancha con la altura de corte y pasamos de alturas máximas durante el invierno de 35 milímetros a 20 en verano.

Sudáfrica 2010

  • De nuestros enviados

  • El color del mundial

    • VeaDur: 01:31

  • La otra cara

  • En imágenes

    • Vea más fotos

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.