Recuperados los restos de más de 1.000 años de una reina inglesa

Restos de la reina Edith de Inglaterra.
Image caption Los restos de la reina Edith han sido identificados más de 1000 años después.

Científicos alemanes e ingleses descubrieron que los huesos encontrados en una catedral alemana pertenecían a uno de los primeros miembros de la familia real británica.

Los restos de la reina Edith de Inglaterra, que murió en el año 946, fueron encontrados en unas excavaciones en la catedral de Magderburgo, en el noreste de Alemania.

Edith era la nieta de Alfredo el Grande, rey de Wessex, uno de los siete reinos principales que precedieron al reino de Inglaterra.

La reina sajona se casó en 929 con Otón I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

Los resultados de la investigación se presentaron este jueves en la Universidad de Bristol, en el Reino Unido.

Los restos más antiguos

Un portavoz de la universidad declaró que los huesos constituían los restos humanos sobrevivientes más antiguos de la familia real británica.

Como hermana de media sangre de Athelstan, quien está considerado como el primer rey de toda Inglaterra, Edith tuvo al menos dos hijos con Otón y vivió la mitad de su vida de casada en Magderburgo, en Sajonia. Murió a la edad de 36 años.

Fue enterrada en el monasterio de San Mauricio y sus huesos fueron movidos de lugar al menos en tres ocasiones.

Finalmente fue sepultada en una tumba muy sofisticada en la Catedral de Magderburgo en 1510, en el féretro principal, envuelta en seda.

Un estudio de los huesos de la Universidad de Maguncia demostró que pertenecían a una mujer entre 30 y 40 años.

El profesor Kurt Alt encontró signos de que montaba a caballo frecuentemente y que su dieta incluía unas elevadas dosis de proteínas, incluida gran consumo de pescado, dando pistas acerca de su pertenencia a una clase privilegiada.

El director del proyecto, el profesor Harald Meller, de la oficina estatal alemana para la gestion del Patrimonio y la Arqueología afirmó que "los restos medievales se trasladaban regularmente y se mezclan con frecuencia, por lo que demostrar que estos eran los huesos de Edith requirió de la ayuda excepcional de la ciencia".

"Es increíble que hayamos sido capaces de hacer esto utilizando las últimas técnicas analíticas", afirmó.

La mandíbula, concluyente

Image caption Los restos de la reina se volverán a enterrar en la catedral de Magderburgo al final de 2010.

Las pruebas más concluyentes se encontraron en los dientes de la mandíbula superior de Edith.

Los investigadores de la Universidad de Bristol y el Departamento de Arqueología del Instituto de Antropología de la Universidad de Maguncia, en Alemania, estudiaron el estroncio y los isótopos de oxígeno que se mineralizan en los dientes cuando éstos se forman.

El doctor Alaistair Pike, de la Univesidad de Bristol, explicó "Utilizando un láser, a través de las micromuestras, podemos reconstruir la secuencia de dónde se encontraba una persona, mes a mes, hasta la edad de 14 años".

Los científicos encontraron que los isótopos coincidían exactamente con los de la infancia de Edith y su adolescencia en Wessex.

"Parece que Edith pasó los primeros 8 años de su vida en el sureste de Inglaterra, pero cambió de domicilio frecuentemente, coincidiendo con las variables de los isótopos de estroncio encontrados en sus dientes. Sólo a la edad de 9 años los isótopos permanecen constantes", afirmó el catedrático Mark Horton, de la Universidad de Bristol.

Sus restos se volverán a enterrar en la catedral de Magderburgo al final de este año, justo 500 años depués de que fueran sepultados por última vez en 1510.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.