Wimbledon: 10 horas de juego y no ha terminado

Wimbledon
Image caption Momentos antes de que los jueces tuvieran que terminar el encuentro por falta de luz.

El campeonato de Wimbledon, en la capital británica, presenció este miércoles un récord mundial. Se trata del partido de tenis más largo de la historia disputado entre el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut. Tras 10 horas y siete minutos de juego aún no sabe quién es el ganador.

Es el quinto definitivo set y el juego está empatado 59 a 59.

Pero dada la poca visibilidad en la pista, los árbitros decidieron aplazar hasta este jueves el encuentro de primera ronda del torneo inglés.

El encuentro había empezado el martes, por lo que más de un partido de tenis se ha convertido de una prueba de resistencia.

La duración del partido supera con creces al que hasta ahora era el más largo, de seis horas y 33 minutos, disputado en Roland Garros en 2004, cuando Fabrice Santoro batió a Arnaud Clement.

Es el segundo día consecutivo que el encuentro se suspende al caer la noche. El martes los jugadores habían disputado cuatro sets durante casi cuatro horas.

En los cuatro torneos grandes (Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon y Abierto de Estados Unidos) se resuelven los sets mediante un sistema de tie-break o desempate, excepto el último, que gana quien obtiene una diferencia de dos juegos.

Más de un récord

Image caption El estadounidense John Isberg se lamenta, tras dos día de juego contra Nicolas Mahut.

No fue solo el partido más largo de la historia. Isner y Mahut han estado jugado en la cancha más tiempo en un sólo partido que el que empleó el año pasado Serena Williams para ganar el campeonato femenino de Wimbledon.

Pero en tantas horas de juego más récords se marcaron. Jamás hubo un set más largo en tiempo, 426 minutos, ni juegos, 118.

También récord en aces, un total de 193 entre los dos, rompiéndose el récord de saques directos que tenía el croata Ivo Karlovic de 78. Isner lleva 98 y Mahut, 95.

Hoy, tras saque va y saque viene, debe acabar el encuentro.

Parece que esta edición de Wimbledon está destinada a dejar hazañas para la posteridad.

Esta semama, la primera ronda entre Novak Djokovic contra Olivier Rochus, fue la que más tarde concluyó en la historia del torneo, mientras que un saque de Taylor Dent fue el más rápido del torneo inglés: la pelota viajó a 148 millas por hora.

"Queremos más"

Image caption Nicolas Mahut, el francés, muestra señales de agotamiento tras más de 10 horas de partido.

"Esto no volverá a pasar más, nunca", declaró un Isner exhausto, según explicó el periodista de la BBC Piers Newbery.

Mahut, también agotado, declaró: "Jugamos demasiado tiempo. No sé cuantas horas de juego llevamos ya".

Ninguno de los jugadores había perdido su saque en el quinto set, que se acercaba a las cinco horas de duración, aunque Mahut -jugador 148 del mundo, de 28 años- salvó puntos de partido frente a Isner -19 del mundo, de 25 años- cuando servía en el 32-33.

A las 21.10 hora local (19.10 GMT) los jueces anunciaron la suspensión por los altavoces. Los espectadores en la pista 18 del recinto gritaron "queremos más".

Mientras caminaban hacia el merecido descanso, el francés Mahut le dijo a la prensa: "Estamos peleando como no lo hemos hecho nunca antes. Regresaremos mañana a ver quién gana este partido. Porque ahora todos quieren ver el final".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.