Brasil: portero del Flamengo detenido por desaparición de ex amante

Bruno Fernandes, portero de Flamengo
Image caption La justicia emitió una orden de prisión preventiva para el portero tras la confesión de un amigo suyo.

El portero del equipo brasileño de fútbol Flamengo, Bruno Fernandes, sospechoso de la desaparición de su ex amante y que permaneció durante algunas horas fugitivo de la justicia, se entregó a la policía.

El caso, que está conmocionando a la opinión pública brasileña, se empezó a esclarecer el martes por la noche, cuando un joven de 17 años fue detenido en la casa del portero en Río de Janeiro.

El joven, que es primo de Fernandes, habría confesado que participó en el secuestro de Eliza Salmudio y que la mujer murió en el estado de Minas Gerais, donde el deportista tiene una hacienda y donde ella fue vista por última vez.

Salmudio, una joven modelo de 24 años, y el portero tuvieron una relación extraconyugal el año pasado, y ella le había denunciado para que reconociera a su hijo de cuatro meses.

Lea: Policía investiga a futbolista brasileño

El adolescente estuvo declarando toda la tarde de ayer en la ciudad carioca y dijo que había participado en el secuestro junto a un amigo del portero, conocido como "Macarrao", y que la había golpeado con la culata de un arma mientras la trasladaban a la hacienda de Minas Gerais.

Pero no dijo cómo murió ni donde estaba su cadáver.

Orden de prisión

Tras el interrogatorio del joven, la justicia brasileña emitió una orden de prisión preventiva para el portero, "Macarrao" y cinco personas más, que podrían estar implicadas en el caso, entre ellas, la actual mujer del jugador.

Una de las hipótesis con las que se trabaja es que se trata de un caso en el que un joven menor de edad asume los crímenes de un mayor de edad para evitar grandes penas.

La policía fue esta mañana muy temprano a detener a Fernandes a su casa y, al no encontrarlo pasadas unas horas, lo declararon fugitivo, junto a "Macarrao".

Por la tarde, tanto el portero como su amigo se entregaron a la policía de Río de Janeiro.

Denuncia anónima

El caso comenzó a ser investigado después de la desaparición de Salmudio y su hijo, con una denuncia anónima en la que se decía haber visto a la joven y su bebé por última vez en la hacienda del portero, donde éste y dos amigos le habrían dado una paliza hasta la muerte.

Días más tarde, fue encontrado el bebé en compañía de unos desconocidos y llevado a manos de su abuelo materno.

También fueron encontrados restos de sangre en un coche propiedad de Fernandes, que sería el mismo que utilizaron el joven y "Macarrao" para secuestrar a Salmudio.

Mientras tanto, el Flamengo anunció que estudiará una posible rescisión del contrato de su portero, que estas últimas semanas fue apartado de la rutina del equipo, si bien participó en algunos entrenos.

El club creará una comisión para analizar esa posibilidad y pasará sus conclusiones a la presidenta del club, Patricia Amarim, pero no se tomará ninguna determinación hasta el fin de las investigaciones, según informa la prensa local.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.