El hito de los hermanos Xhaka y los 140 años de espera de Gales para su primera victoria

Bale marca el primer gol Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La celebración de toda Gales con el tanto de Bale.

Un día para la historia. Así fue la segunda jornada de la Eurocopa 2016 que se disputa en Francia.

Primero fue el hito logrado por los hermanos Xhaka, Taulant y Granit, en la victoria de Suiza 1-0 sobre Albania.

Segundo la victoria de Gales 2-1 sobre Eslovaquia, que significó la primera de la selección del dragón en una fase final de un torneo de fútbol en sus 140 años de historia.

Inglaterra estuvo a segundos de unirse a la fiesta, pero el empate en tiempo de descuento de Rusia le privó de conseguir su primera victoria en un debut en una Eurocopa.

Fue un duelo que marcó el regreso de escenas de violencia al fútbol europeo, con enfrentamientos entre las aficiones antes del partido y en las tribunas tras el pitazo final.

Frente a frente

En el partido que abrió la jornada, Suiza venció a Albania 1-0, pero el marcador es simplemente una anécdota en un encuentro que marcó un hito en la historia de la Eurocopa.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los hermanos Xhaka. Taulant, el que juega por Albania con el número 14, es 18 meses mayor que Granit, el 10 de Suiza.

Entre ambos países hay unos 800 kilómetros, pero la distancia es nula en cuanto al pasado y presente futbolístico de las dos selecciones, relación que simbolizan los hermanos Xhaka, Taulant y Granit.

El mayor, Taulant, juega por Albania. El menor, Granit, representa a Suiza.

Fue la primera vez que dos hermanos, de padre y madre, se enfrentaron en la fase final de uno de los grandes torneos de fútbol.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los hermanos Xhaka, Granit y Taulant, son los primeros en jugar para países diferentes en una Eurocopa.

El único precedente parecido, el de los hermanos Jerome y Kevin-Prince Boateng, se produjo en las Copas del Mundo de Sudáfrica y Brasil, aunque ellos sólo están relacionados por parte de padre.

Es tal la conexión entre Suiza y Albania que de los 22 jugadores que saltaron al campo, 16 hubieran podido haber representado a la otra selección (10 albaneses y seis suizos).

La ecuación se hubiera complicado si Taulant y Granit hubieran tenido la posibilidad de escoger a una tercera selección, Kosovo, que esta semana fue admitida por la FIFA y la UEFA como federación independiente.

Al final del partido fue Granit, el menor por 18 meses, el que celebró la victoria.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Un error y un gol. Schar se aprovecha de la mala de salida de Berisha, en el que fue su único error en el partido.

El gol de Schar en el minuto cinco de partido, aprovechando una mala salida del portero Barisha, fue suficiente para asegurar los tres puntos, pese a la resistencia de Albania, que jugó más de 50 minutos con un hombre menos por la expulsión, con doble amarilla, de su capitán, Cana.

En la segunda parte hubo numerosas oportunidades para ampliar la cuenta, por parte de Suiza, o empatar del lado de Albania, pero el marcador no se movió.

Un marcador que servirá de anécdota para recordar el gran día de los Xhaka.

De la mano de Bale

La espera se acabó para Gales. Gareth Bale asumió la responsabilidad y guió a su país a un dramático triunfo que puede ser crucial para sus aspiraciones en la Eurocopa 2016.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Gareth Bale anotó su 20º gol con Gales. El primero fue hace 10 años, de tiro libre y contra Eslovaquia.

La estrella del Real Madrid abrió la cuenta con un envenenado tiro libre que superó al portero Kozacik, flojo en la defensa de su arco.

Eslovaquia igualó en el segundo tiempo por intermedio de Duda, el primer tanto que recibía Gales en la fase final de un torneo desde que concedió el primer gol como internacional de un joven futbolista de 17 años en el mundial de 1958. Su nombre, Pelé.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Pelé anota su primer gol como internacional y Brasil derrota a Gales en 1958.

Gales se despidió de aquella copa con tres empates y la derrota frente a Brasil, por lo que el tanto de Hal Robson-Kanu a diez minutos del final le permitió al conjunto británico celebrar su primera victoria.

Decepción inglesa

Una renovada Inglaterra llegó a Marsella confiada en olvidar el pasado, pero el país de los tres leones terminó regresando en el tiempo, tanto en el campo como fuera de él.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Kane se lamenta. Inglaterra jugó mejor y tuvo las oportunidades, pero no pudo evitar el empate en tiempo de descuento.

Pese a dominar y tener la mayoría de las ocasiones, los ingleses no pudieron sumar su primera victoria en un debut en la Eurocopa al recibir un gol en tiempo de descuento.

Eric Dier había adelantado a los dirigidos por Roy Hodgson con un preciso tiro libre, pero un cabezazo de Vasili Berezutski sobre el final puso las cifras definitivas del marcador.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La mayoría de aficionados tratan de huir ante la arremetida de un grupo de hinchas violentos, tanto de Rusia como de Inglaterra.

El partido quedó empañado por los enfrentamientos violentos entre las dos aficiones, tanto en los días previos al juego como en el estadio una vez que sonó el pitazo final.

La UEFA ya ha expresado su consternación por las escenas que se repitieron en Marsella en los últimos tres días.

Con los resultados de este sábado, Gales quedó en el liderato del Grupo B, mientras Suiza igualó a Francia con tres puntos en el grupo A.

Contenido relacionado