Federaciones de Hungría, Bélgica y Portugal acusadas de violencia en la Eurocopa

Estadio Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Policías franceses, vestidos de azul, trataban de calmar a aficionados húngaros.

Las imágenes eran impactantes. Y la UEFA se tomó su tiempo, pero al final decidió actuar y apuntó con su dedo contra tres organizaciones de fútbol.

Las asociaciones de fútbol de Hungría, Bélgica y Portugal fueron acusadas oficialmente por el comportamiento violento de algunos de sus hinchas en la Eurocopa que se disputa en Francia.

La Federación de Fútbol de Hungría fue acusada de generar disturbios, encender fuegos artificiales en el estadio y lanzar objetos a la cancha en el partido en el que su seleccionado empató con Islandia.

La Asociación de Fútbol de Bélgica fue acusada de encender fuegos artificiales y lanzar objetos a la cancha en su victoria sobre la selección de la República de Irlanda.

Y la Federación de Portugal fue acusada de invadir el terreno de juego en su empate con Austria.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Hungría anotó en el minuto 87 para llevar el marcador final a 1-1 contra Islandia.

La audiencia sobre el caso de Hungría se celebrará el 21 de junio. Todavía no se ha determinado cuando se convocarán las de Bélgica y Portugal.

Mientras que el lunes, Croacia, que ya había sido acusada, sabrá si su selección será castigada después de que varios de sus hinchas desataran desórdenes en el partido en que empató 2-2 frente a República Checa en Saint-Etienne.

El árbitro Mark Clattenburg tuvo que detener el partido brevemente cuando fuegos artificiales alcanzaron la cancha.

Uno de ellos explotó cerca de uno de los vigilantes del estadio cuando intentaba removerlo.

Rusia

El 14 de junio, las autoridades del fútbol europeo multaron a la Unión de Fútbol Ruso con casi US$170.000 y le dieron a su selección una descalificación suspendida después de que hinchas de ese país generaran el caos dentro del estadio donde su escuadra se enfrentaba a Inglaterra.

La UEFA también amenazó con expulsar del torneo a ambos países si la violencia se repetía en otros estadios.

El incidente más violento de los seguidores de ambos equipos ocurrió en la ciudad de Marsella, tras el partido en que sus seleccionados empataron 1-1, cuando simpatizantes rusos atacaron a hinchas ingleses.

En total, 35 personas resultaron heridas -en su mayoría de Inglaterra- y 20 simpatizantes fueron arrestados (14 rusos y 6 ingleses).

La UEFA además acusó formalmente a Rusia por el supuesto racismo de sus simpatizantes y por lanzar una bengala a la tribuna inglesa durante el partido.

El gobierno de Moscú condenó los disturbios ocurridos en Marsella.

Temas relacionados

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.