Eurocopa 2016 : golpe de autoridad de Alemania y Bélgica. Alivio para Francia

Eden Hazard Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption ¡Atrápame si puedes!. Eden Hazard ofreció una exhibición de fútbol para guiar a los diablos rojos a los cuartos de final.

No hubo sorpresas, pero si varias lecturas en la fecha de la Eurocopa 2016.

Francia, Alemania y Bélgica ganaron sus respectivos partidos para clasificar a cuartos de final. La anfitriona lo hizo con sufrimiento, alemanes y belgas con comodidad.

Los actuales campeones del mundo ofrecieron la demostración más contundente, con un balance casi perfecto entre ataque y defensa.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Julian Draxler y Mario Gómez, dos de los goleadores de Alemania.

Sin embargo, la goleada 3-0 sobre Eslovaquia terminó siendo una victoria que dejó una preocupación en la mente de todos los aficionados alemanes.

La superioridad quedó en evidencia desde el pitazo inicial y se vio reflejada en el marcador en el minuto ocho con el tanto de Jerome Boateng, su primero con la selección alemana.

Luego llegó el gol de Mario Gómez antes del descanso y Julian Draxler, la figura del partido, puso las cifras definitivas en el segundo tiempo a una fácil victoria que pudo ser mucho más amplia.

Pero el equipo de dirigido por Joachim Löw, que todavía no ha recibido un gol en el torneo, tiene razones para estar preocupado por lo que se avecina en los cuartos de final.

En el horizonte aparecen Italia y España, sus dos peores pesadillas futbolísticas.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Neuer apareció cuando lo necesitó Alemania. El portero evitó el empate de Eslovaquia segundos antes de que Mario Gómez anotara el 2-0.

La Azzurra ha sido históricamente en el gran verdugo de la selección alemana, contra la que no ha perdido en ocho partidos en torneos internacionales (cuatro victorias y cuatro empates).

Las dos más recientes fueron en las semifinales del Mundial que jugó en casa en 2006 y en la Eurocopa de hace cuatro años.

El problema para Die Mannschaft (El equipo) es que en caso de perder Italia este lunes en octavos de final, su próximo rival será España.

La Roja europea superó a Alemania en la final de la Eurocopa en 2008 y le ganó en la semifinal jugada la Copa del Mundo de Sudáfrica en 2010.

El principito francés

Algo más complicado resultó para Francia, que sufrió para poder seguir disfrutando de su fiesta europea.

Los anfitriones necesitaron de la mágica aparición de Antoine Griezmann para clasificar a los cuartos de final de la Eurocopa 2016 en un partido que se le puso cuesta arriba desde el pitazo inicial.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El delantero del Atlético de Madrid se convirtió en el héroe de Francia con sus dos goles.

El gol de Robie Brady en el minuto dos al transformar un penalti cometido por Paul Pogba sobre Shane Long hizo saltar la marea verde presente en el estadio de Lyon, al mismo tiempo que ahogó de nerviosismo a los jugadores de azul y a su hinchada dentro del campo.

El golpe dejó a Francia aturdida y la República de Irlanda pudo aumentar la cuenta de no haber sido por dos intervenciones de mérito del portero francés Hugo Lloris.

Pero los roles se cambiaron tras el descanso, con la entrada al campo de Kingsley Coman en lugar de N'Golo Kante.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Pogba comete la falta sobre Long dentro del área segundos después de comenzar el partido.

La presencia de otro jugador en el ataque permitió a Francia liberar a Antoine Griezmann e hizo retroceder la defensa irlandesa, que no supo reaccionar ante la ofensiva gala.

Fue así que llegó el gol del empate en el minuto 58, en una muy buena jugada colectiva que terminó definiendo de cabeza el delantero del Atlético de Madrid tras un centro milimétrico de Bacary Sagna.

Irlanda trató de reaccionar y desperdició una clara ocasión frente a Lloris. El castigo fue doble ya que en la siguiente jugada Olivier Giroud ganó un balón en el aire y lo dejó en el pie de Griezmann, quien controló la pelota en carrera y definió de zurda.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los aficionados franceses vivieron una fiesta en Lyon.

A partir de ahí Francia creció en un partido que se le puso de cara con la expulsión del central irlandés Shane Duffy, quien recibió la tarjeta roja al cometer una infracción sobre Griezmann cuando el delantero francés se dirigía en solitario hacia la portería.

Con el marcador a favor y superioridad numérica, Francia tuvo los espacios para aumentar la cuenta mientras dejaba pasar los minutos, pero no tuvo puntería.

El próximo rival para Francia saldrá del partido que disputarán este lunes Inglaterra e Islandia.

Para ese encuentro el técnico Didier Deschamps no podrá contar con Kante y el defensa central Adil Rami, ambos suspendidos por acumulación de tarjetas amarillas.

Máquina de ataque

Para Bélgica la mejor noticia fue la aparición de Eden Hazard.

El capitán de los diablos rojos, que había sido el centro de las críticas sobre una plantilla de jugadores que pasaron con más dudas que convicción por la fase de grupos, despertó contra Hungría y ofreció una exhibición que recordó al futbolista que tomó por asalto el fútbol inglés hace dos temporadas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Hazard se fue del campo ovacionado por las dos aficiones.

La inspiración de Hazard sirvió para contagiar al resto de los jugadores, que desplegaron un fútbol completamente volcado al ataque y generaron hasta 25 ocasiones de gol.

Hungría se mantuvo en el partido y trato de contragolpear tras el tanto inicial de Tobby Alderweireld, pero su resistencia estuvo basada simplemente en la presencia de su veterano guardameta de 40 años, Gabor Kiraly, figura del partido hasta el minuto 78.

Fue cuando Hazard asumió la responsabilidad y de una jugada suya surgió el tanto de Michy Batshuayi.

Con el marcado a favor, el número 10 de Bélgica se liberó y en una acción individual puso el tercero tras regatear a cuatro defensas. Fue su última contribución antes de retirarse del campo ovacionado por las dos aficiones.

Yannick Carrasco cerró la cuenta en el minuto 90.

Bélgica se enfrentará en cuartos de final a Gales, país al que no le pudo ganar en las eliminatorias a la Eurocopa de Francia.

Contenido relacionado