Gales hace historia y avanza a la semifinal de la Eurocopa 2016

Ashley Williams Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El grito del capitán, Ashley Williams, el líder de la histórica remontada.

Victoria apoteósica para Gales, que venció a Bélgica en la mejor actuación de su historia y clasificó por primera vez a una semifinal en la Eurocopa 2016.

Es la máxima alegría futbolística para una nación que vivió durante 58 años del triste recuerdo de la vez que la eliminó un solitario gol Pelé en los cuartos de final de la Copa del Mundo de Suecia de 1958.

Aquel fue el primero del joven delantero de 17 años con la Brasil y el que abrió el camino al dominio de la Canarinha en el fútbol.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Este fue el momento que privó a Gales de una semifinal, el mismo con con el que Pelé se presentó en el fútbol internacional.

Hasta ahora, Gales no había vuelto a disputar una fase final de un torneo grande. Y el regreso ha sido por la puerta grande. Ahora Gales tiene razones para celebrar, con la contundente victoria 3-1 sobre Bélgica, remontando el golazo inicial de Radja Nainggolan.

Por un momento parecía que la calidad de Bélgica se iba a imponer con claridad.

Los diablos rojos dominaron la pelota, crearon las ocasiones y se adelantaron en el marcador, pero hasta allí llegó su fútbol.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Lo dejaron patear y Nainggalan aprovechó el especio para anotar un golazo a toda la escuadra.

Gales no se desesperó, comenzó a tocar el balón y obligó a Bélgica a ir retrocediendo metros en el campo.

Fue así que llegó la primera oportunidad en un centro atrás de Aaron Ramsey que remató Neil Taylor y detuvo en una gran acción Thibaut Courtois.

Pero Bélgica no pudo reaccionar ante el aviso, debilitada con una defensa improvisada por la ausencia de tres de sus mejores futbolistas: Vincent Kompany, Thomas Vermaelen y Jan Vertonghen.

Eso lo aprovechó el capitán de Gales, Ashley Williams, quien quedó solo en el área para rematar de cabeza y conseguir el empate con el que llegaron al descanso.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La celebración de un equipo, la selección del dragón.

En la segunda parte, el equipo dirigido por Chris Coleman se mantuvo fiel a su plan, aguantó el ataque belga al principio y en su primera acción en ofensiva logró marcar diferencias.

Un gol para enmarcar, con el espectacular recorte de Hal Robson-Kanu dentro del área en homenaje a la famosa jugada de Johan Cruyff que dejó perdidos a tres defensores belgas. Una vez solo, definió a la derecha de Courtois.

La puntilla llegó en el minuto 85, con un preciso cabezazo de Sam Vokes, que desató el júbilo en las gradas y en toda Gales.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Con un impresionante recorte, Robson-Kanu dejó atrás a tres defensores belgas.

Es un triunfo especial, cargado de 58 años de sufrimientos desde que Pelé anotó su gol.

También lo es por el recuerdo de Gary Speed, el entrenador que inició el cambio apostando por una nueva generación de futbolistas liderada por Gareth Bale y Ramsey, pero que dejó de luto a toda una nación al quitarse la vida.

Gales siente que todavía no ha cumplido. Quiere el título, el mismo que busca su próximo rival en semifinales, Portugal.

Un duelo entre los dos jugadores más caros del mundo, Bale vs. Ronaldo.

Contenido relacionado