“Mis antepasados se revolverían en sus tumbas”: por qué Howard Gayle, el primer futbolista negro del Liverpool, rechazó el mayor reconocimiento de Reino Unido

Howard Gayle Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Howard Gayle empezó su carrera en el Liverpoll en 1977.

"No lo acepté porque va contra mis valores".

Esa es la razón por la que Howard Gayle, el primer jugador negro del equipo de fútbol inglés Liverpool, rechazó ser Miembro de la Orden del Imperio Británico (MBE, por sus siglas en inglés).

Se trata de una orden de caballería fundada por el rey Jorge V el 4 de junio de 1917, en plena Segunda Guerra Mundial, para premiar el trabajo de militares y civiles en apoyo a las fuerzas armadas.

Hoy se otorga a quienes contribuyeron de forma notable en sus áreas específicas y constituye uno de los mayores reconocimientos de Reino Unido.

La reina Isabel II es la soberana de la Orden y quien nombra a los otros miembros de la misma.

A Gayle lo nombraron miembro en agosto por combatir el racismo en el fútbol.

Pero el futbolista, de 58 años, no sólo se rehusó ser parte de la orden, sino que explicó que se le debería cambiar el nombre, eliminándole "imperio" del mismo.

Y también insistió en que los clubs deben hacer un mayor esfuerzo para terminar con la homofobia del fútbol.

Derechos de autor de la imagen Lets Kick Out

"La mayoría de los que me seguís conocéis el trabajo que hago contra el racismo en Show Racism The Red Card ("Saca tarjeta roja al racismo"). Por ese trabajo precisamente fui nominado a la Orden del Imperio Británico. Desafortunadamente tengo que declinarlo porque mis antepasados se revolverían en sus tumbas por cómo el imperio y el colonialismo les esclavizó", escribió en su cuenta de Facebook.

"He tomado la decisión y sé que otros actuarían de forma diferente, atraídos por la idea de ser un Miembro del Imperio Británico y de tener esas iniciales tras su nombre, pero yo siento que sería una traición a todos los africanos que perdieron la vida, o que sufrieron por culpa del Imperio".

Ahora, en conversación para el programa de Victoria Derbyshire de la BBC, se mostró "realmente sorprendido" de que su decisión se haya convertido "en una gran historia".

"Si quieren ser inclusivos y aceptar (en la orden) a la gente negra de Reino Unido y de la Mancomunidad de Naciones, entonces deben cambiarle el nombre", subrayó.

Porque por el momento "ser MBE es ser parte de un club exclusivo", añadió.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption Las medallas de la Orden del Imperio Británico las otorga la reina Isabel II.

"Me escribió mucha gente de todo el mundo para decirme que aceptaban mi decisión y que el título de Miembro del Imperio Británico les dolía".

Gayle inició su carrera profesional en el Liverpool, el equipo de su ciudad natal, un club nunca antes había jugado un futbolista negro, en 1977.

Y más adelante jugó en el Fulham, el Newcastle United, el Birmingham City, el Sunderland, el Stoke City, los Blackburn Rovers y el Halifax Town.

Una de las actuaciones que más se recuerdan de Gayle es la de la semifinal de la Copa de Europa de 1981, en la que el Liverpool jugó contra el Bayern de Múnich y él sustituyó al escocés Kenny Dalglish, lesionado en los primeros minutos del partido.

Aunque no era un jugador muy experimentado, Gayle estuvo a la altura y a siete minutos de terminar el segundo tiempo, Ray Kennedy metió el único gol del partido, el que le daría la victoria al Liverpool.

Ahora, al recordar los primeros años de su carrera, Gayle dijo que los comentarios racistas "eran la norma, algo que había que aceptar y que no se enfrentaba", algo que los gobiernos de la época no trataron de erradicar.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Gayle dice que el fútbol hoy hace más que nunca para erradicar el racismo.

"El fútbol actual hace más que cualquier otra entidad para erradicarlo", añadió.

Pero debe hacer aún más para eliminar otros tipos de prejuicio, agregó.

"La homofobia es un problema y estamos trabajando contra ello en nuestros programas", explicó.

"Mucha gente sigue viviendo en una época oscura y piensa que la sexualidad se escoge, que se puede elegir ser homosexual o heterosexual".

"Nuestro mensaje es que eso realmente no tiene importancia".

Temas relacionados