Del partido de la vergüenza al "dos a cero", cuándo México comenzó a temer a Estados Unidos

Un aficionado estadounidense Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Un aficionado disfruta del triunfo estadounidense en los octavos de final del mundial de 2002.

No era un partido más. Tampoco simplemente un duelo de fútbol.

Los Estados Unidos-México están cargados de una rivalidad regional que va más allá de los límites de la cancha y de una tensión que se multiplica cuando hay una recompensa en juego como ocurre este viernes en el estadio Crew de Columbus, en Ohio.

El duelo de este viernes marcaba el inicio del hexagonal final del proceso de clasificación de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) a la Copa del Mundo Rusia 2018.

Y las cosas se definieron en el campo, con varios conflictos de por medio: 2-1 a favor de México, con un gol agónico del defensa Rafael Marquez.

Pero a toda esta historia, había que añadirle el recelo que genera la figura del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

El próximo titular de la Casa Blanca calificó de "criminales" y "violadores" a los mexicanos durante su campaña presidencial, además de prometer la construcción de un muro en la frontera.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, calificó de criminales y violadores a los mexicanos ilegales.

Las palabras de Trump todavía hacen eco en México y varios de los principales medios de ese país hicieron referencia a ellas en los días previos al partido.

Los jugadores estadounidenses también reconocieron que es imposible obviar que hay "una capa más" de tensión en el partido, aunque hicieron un llamado a respetar a todos los aficionados, sean "estadounidenses, mexicanos, neutrales, hombre, mujeres o niños".

También pidieron que no se confunda la política con el fútbol. Y por eso al iniciar el encuentro en la ciudad de Columbus, en el estado de Ohio, ambas selecciones posaron juntas para la foto de rigor.

"México va a tratar de patearnos el culo y nosotros trataremos de patear el de ellos. No tiene nada que ver con la política", aseguró una de las figuras más reconocidas del combinado estadounidense, el portero Tim Howard.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption México ganó el último partido jugador entre ambas selecciones, en la definición para la Copa Confederaciones de 2017.

El exjugador del Everton inglés hacía referencia a una de las rivalidades futbolísticas más enconadas entre dos selecciones en el mundo.

Pero no es de las más antiguas. Hasta comienzos de los años 80 ni siquiera era de un partido del que se hablaba en Estados Unidos, mientras que en México siempre se dio por descontada la victoria.

¿Cuál fue el momento en el que cambió la historia? ¿Desde cuándo los mexicanos comenzaron a temer a sus vecinos del norte?

En BBC Mundo te recordamos las fechas clave de la rivalidad.

23 de noviembre de 1980

Hasta ese día, Estados Unidos sólo registraba una victoria contra México en partidos de clasificación para una Copa del Mundo, la que consiguió en el primer partido que disputaron en mayo de 1934, que terminó con un triunfo 4-2.

En los siguientes 46 años México ganó 13 partidos y empató dos, con 55 goles a favor y sólo 13 en contra.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La afición por el fútbol en Estados Unidos ha crecido considerablemente desde los años 80 hasta el presente.

Pero en el último partido de la ronda preliminar de las eliminatorias a España 1982, con Estados Unidos ya eliminada, ocurrió lo que muchas generaciones de aficionados mexicanos pensaron que no podía pasar: perder contra sus rivales del otro lado de la frontera.

Fue un 2-1 en Fort Lauderdale, al norte de Miami.

Del partido sólo se sabe lo que se escribió en la época porque, según reseña el periódico británico The Guardian, existe la leyenda que tan grande fue la humillación y la vergüenza de Televisa, la cadena encargada de retransmitirlo, que escondió y nunca compartió las imágenes de los goles que fueron anotados por Steve Moyers.

5 de julio de 1991

Fue el comienzo del famoso Dos a Cero, el marcador con el que ha finalizado cada una de las victorias de Estados Unidos sobre México en el estadio Crew de Columbus.

Ocurrió ese año en la semifinales de la Copa de Oro, que terminó siendo el primer título que obtuvo la selección estadounidense.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Peter Vermes fue uno de los goleadores la noche que comenzó la tradición del Dos a Cero.

A la vez fue la primera vez que un entrenador mexicano, Manuel Lapuente, tuvo que renunciar por culpa de un partido contra Estados Unidos.

Desde entonces, en ese escenario se han disputado cuatro partidos por eliminatorias y todos a terminado con idéntico marcador: Dos a Cero.

17 junio 2002

Ha sido la única vez que chocaron en la fase final de una Copa del Mundo y para México es una espina que todavía sigue doliendo.

El Tri superó la fase de grupos del Mundial de Corea y Japón con la confianza reforzada tras clasificar invicto y como primera de un grupo en el que estuvieron Italia, Croacia y Ecuador.

Estados Unidos, por su parte, había sorprendido a Portugal, empatado contra Corea del Sur y perdido frente a Polonia, resultados que le permitieron avanzar con lo justo como segunda del grupo D.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption McBride anota el primer gol en la victoria sobre México en la Copa del Mundo de Japón-Corea 2002.

Todo parecía servido para que el equipo entrenado por el "vasco" Javier Aguirre y capitaneado por un joven Rafael Márquez superara la que se ha convertido su gran barrera en los mundiales, los octavos de final.

Pero el sueño duró poco.

A los 8 minutos Brian McBride adelantó a los dirigidos por Bruce Arena en el estadio Jeonju de Corea del Sur y Landon Donovan sentenció el marcador en el 65.

Desde esa fecha, la balanza está inclinada a favor de Estados Unidos que ha logrado nueve victorias en los 19 partidos disputados, mientras México suma cinco.

Si bien la última vez que chocaron con algo en juego, por la clasificación a la Copa Confederaciones de 2017, fue México el que salió victorioso.

Contenido relacionado