Cómo el Comité Olímpico Internacional justifica que la animación o "cheerleading" es un deporte

Porristas Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Para ser porristas o formar parte de grupos de animación se requiere de una gran condición física.

Unos juegan y otros animan. Esa fórmula ha permanecido durante décadas en muchos deportes en los que los atletas dentro del campo son las estrellas que reciben el apoyo incondicional de los porristas fuera de él.

Pero ahora esos grupos de animación dejaron de ser los actores secundarios y se convirtieron en los protagonistas del espectáculo.

Por lo menos en lo que se refiere al cheerleading, que es el término en inglés que se utiliza para englobar las competencias de porristas en el mundo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La Unión Internacional de Animación cuenta con más de 100 federaciones nacionales y 4,5 millones de atletas registrados.

El Comité Olímpico Internacional (COI) informó este miércoles que tanto el cheerleading, como la arte marcial Muay Thai, son reconocidos provisionalmente como deportes olímpicos.

Ese estatus les permitirá solicitar su inclusión dentro del programa de unas olimpiadas dentro de tres años.

"La animación es un deporte que va creciendo en popularidad. Tiene un fuerte impacto en la juventud y eso lo hemos notado", justificó el director de deportes del COI, Kit McConnell.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Uno de los aspectos que más atrajo al Comité Olímpico Internacional fue el impacto que tiene el cheerleading en el público joven.

Con este reconocimiento el número de deportes olímpicos aumentó a 37, aunque no todos forman parte de unas Olimpiadas ya que el COI establece un límite de modalidades y de atletas para que sea viable la organización para las ciudades sedes.

Pero, ¿cómo llegó el COI a considerar al cheerleading como un deporte? ¿Lo es realmente?

En el papel

Lo que es evidente es que el deporte que agrupa a animadores y porristas cumplió con los requisitos que exige el organismo internacional.

Es una larga lista de pasos que en el fondo se resume en la creación de un ente para la organización, desarrollo y promoción de la actividad, con sus comités, programas, competiciones, códigos de puntuación, jueces, políticas, constitución y federaciones nacionales y regionales, todas con su propia organización.

La Unión Internacional de Animación (ICU, por sus siglas en inglés) cuenta con más de 100 federaciones nacionales y 4,5 millones de atletas registrados

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las coreografías requieren de una gran dosis de osadía debido al riesgo que implican.

Antes de llegar al COI debe ser aprobado por el SportAccord, que es la unión internacional de federaciones deportivas.

Para ser considerados por el SportAccord el deporte se somete a una serie de escrutinios y procedimientos que debe ir superando hasta convertirse en miembro activo de la organización.

Para SportAccord un deporte puede referirse a una actividad física o atlética, pero también a modalidades donde se trabaja con la mente o vehículos motorizados y el físico de una persona no es tan determinante.

Lo que sí aclara es que tiene que tener un elemento competitivo.

Actualmente cuenta con 92 federaciones deportivas internacionales y 17 miembros asociados que son organismos que actúan de cerca con una federación internacional.

En lo práctico

El cheerleading competitivo es muy diferente al que se suele ver en los deportes profesionales en Estados Unidos, sea en el fútbol americano o el baloncesto.

Los equipos son juzgados por la habilidad que demuestran en sus coreografías, en las que realizan volteretas baile, pirámides, saltos y diferentes tipos de acrobacia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El equipo de animación de la Universidad de Kentucky ha ganado 21 campeonatos nacionales.

Hay diversas modalidades y en la ejecución se combinan elementos de osadía, exigencia física y, en ocasiones, riesgo.

Jomo K. Thompson, entrenador del equipo de porristas de la Universidad de Kentucky, 21 veces campeón nacional y uno de los más populares de Estados Unidos, explicó en un artículo publicado en el New York Times.

"Si comparas el cheerleading de ahora al de hace 30 años te darás cuenta de la gran diferencia que hay entre las dos", escribió.

"Ahora los porristas pueden realizar movimientos similares a gimnastas que participan al más alto nivel, construir pirámides que deslumbraría al más arriesgado acróbata del Circo de Soleil y demostraciones de fuerza que rivalizan con cualquier participante de CrossFit".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Entre los medallistas del mundial animación se encuentran países de diferentes partes del mundo, incluyendo cuatro latinoamericanos.

El reconocimiento como deporte olímpico de la animación puede afectar positivamente a América Latina y en especial a México, que se ha convertido en una de sus potencias junto a Estados Unidos y Japón.

En los mundiales de este año, el equipo estadounidense lideró la clasificación con cuatro medallas de oro, seguido muy de cerca por México con tres de oro y una de plata y Japón, una de oro y tres de plata.

Chile consiguió una presea de plata y Colombia y Puerto Rico obtuvieron una medalla de bronce.

Temas relacionados