Quién es Ricardo Gareca, el argentino que provocó la salida de Perú de los mundiales y ahora lo devuelve a una Copa del Mundo 36 años después

Jugadores peruanos Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Perú tuvo una segunda ronda de ensueño, acumulando cuatro victorias y tres empates.

Perú cumplió su sueño y logró la clasificación a Rusia 2018.

Después de superar 2-0 a Nueva Zelanda en el repechaje este miércoles, aseguró su clasificación a un Mundial después de 36 años.

Del último al que fue —España 82— sólo quedan las imágenes de baja resolución que aparecen borrosas en la memoria de los pocos aficionados que tuvieron el privilegio de ver a Perú siendo protagonista con el balón en los pies.

Cubillas, Velázquez, Uribe, Oblitas. Nombres que reviven los años de gloria del fútbol peruano, siempre en tiempo pasado.

Tres años después de ese Mundial de España, Perú volvió a tener la oportunidad de jugar una Copa Mundial, pero se le escapó de las manos por culpa de Ricardo Gareca, el argentino que ahora es el principal responsable de volver a clasificarlos a la fase final de un Mundial.

La eliminación ocurrió el 30 de junio de 1985, en el último partido del grupo 1 del proceso de clasificación a la Copa del Mundo de México, entre Perú y Argentina.

Gareca empujó a la red el tanto del empate en el minuto 81 para darle a su país el boleto al Mundial en el que Diego Armando Maradona escribiría su leyenda.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Ricardo Gareca, el "Tigre", eliminó a Perú a en 1985 con un gol, pero no fue convocado para el Mundial que terminó ganando Argentina.

Hasta ese momento Perú ganaba con los goles de José Velázquez y Gerónimo Barbadillo en Buenos Aires, pero el gol del Tigre argentino le quitó la clasificación de las manos y terminó condenándolo al destierro futbolístico de los mundiales.

Resarciendo la historia

Ese gol fue sin duda el más importante de los cinco que Gareca marcó con su selección, pero fue uno que también dio pie a su mayor decepción como futbolista, al no ser convocado para el Mundial en el que Argentina conquistaría su última copa.

Tal vez sea por eso que quien fuera leyenda de Boca Juniors en su país y del América de Cali en Colombia prefiere no recordarlo.

"Cuando terminaron las eliminatorias del 86 la verdad es que yo no estaba en un buen nivel. Perdí la titularidad con Bilardo", reconoció el delantero.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Perú empató contra Camerún e Italia en 1982, antes de perder 5-1 frente a Polonia.

"Arranqué como titular frente a Venezuela y reaparecí contra Perú, en el que convertí el gol. No estaba bien anímicamente, tenía expectativas muy importantes en la Selección y no se me cumplieron. Fue un golpe muy duro no ir al Mundial", dijo años después.

Sin tener consciencia en ese momento de las vueltas que podía dar la pelota, Gareca aterrizó 30 años después en el banquillo de Perú con el objetivo de recuperar la esencia de su fútbol y regresarlo a un mundial.

Perú se encontraba tan a la deriva después de siete fracasos en procesos clasificatorios, incluyendo cuando se quedaron fuera de Francia 98 por diferencia de goles tras ser goleado por Chile en Santiago, que el técnico argentino fue recibido con una expectativa que no estaba acorde a su palmarés.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La última vez que Perú tuvo la clasificación en sus manos fue en 1997. Necesitaba empatar en Santiago, pero terminaron perdiendo 4-0.

Sin experiencia en selecciones, Gareca llegó a Perú el 2 de marzo de 2015 tras fracasar con el Palmeiras en Brasil, de donde fue despedido luego de perder ocho de los 13 partidos que dirigió.

Punto de inflexión

Su primera tarea fue la participación de Perú en la Copa América de Chile, donde alcanzó el tercer puesto tras perder contra la Roja en semifinales.

Pareció un espejismo tras el pésimo comienzo que tuvo en las eliminatorias sudamericanas a Rusia 2018, ocupando el octavo puesto de la tabla con tan sólo ocho puntos tras 10 partidos disputados.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Pese a su falta de experiencia dirigiendo a una selección, Gareca contó con el apoyo de la afición.

"Pero al poco tiempo vinieron los puntos del TAS contra Bolivia por alineación indebida y la victoria en Asunción contra Paraguay, que le dieron un poco de respiración artificial a Perú", recordó el reconocido periodista deportivo peruano Pedro Canelo.

Ese aire terminó siendo clave en su resurrección y para darle legitimidad al proceso de transformación que venía impulsando Gareca en la selección.

"Lo que cambió fue el perfil del equipo, la base de jugadores, el compromiso, la concentración", explicó Canelo.

"Es un equipo joven", agregó. "El promedio de edad es de 24 años. Casi nadie está en la Champions League o en el primer nivel de los clubes de las ligas europeas".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Guerrero, Pizarro y Farfán. El único damnificado de la transformación de Gareca terminó siendo el Bombardero de los Andes.

El punto de inflexión fue la Copa América Centenario.

"Es un equipo que tiene muchas jornadas de entrenamiento conjunto, con 40 días para la Copa América Centenario. La dirección funciona como un club, que se conoce mucho, con mucho automatismos y que ese club llamado selección peruana se podría decir que tuvo su pretemporada en esa Copa", resaltó el periodista peruano.

Romper con el pasado

Tres victorias consecutivas contra Uruguay, Bolivia y Ecuador, esta última en Quito, más el empate contra Argentina en la Bombonera la semana pasada y el empate con Colombia en Lima el martes, han dejado servida la clasificación para Perú.

Los resultados se sienten en la euforia de los aficionados, que ven cómo Rusia está a solo dos pasos.

El consenso es general sobre quién es el responsable: el mismo hombre que fue el verdugo en 1985.

Una encuesta publicada por el diario peruano El Comercio a a finales de septiembre mostró que el técnico argentino cuenta con el 97% de aprobación y que un 85% de los aficionados confían en la clasificación, cifra que tras el empate contra Argentina aumentó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La euforia ha contagiado a todos los aficionados peruanos que sueñan con ver a su selección en un Mundial.

Pero Canelo no cree que el impacto de Gareca se deba limitar a llegar al mundial.

"Es alguien muy querido en Perú y no solamente por los resultados sino más bien por cómo el equipo ha cambiado la actitud, a nivel mental, psicológico. Es algo que el país le agradece".

Canelo resalta que en un año y medio no se saben de actos de indisciplina entre los miembros de la selección, algo que resultaba impensable en procesos anteriores.

"El fútbol peruano siempre ha estado muy vinculado a la indisciplina y eso es algo que Ricardo Gareca ha logrado esquivar", comentó.

"Su significado se ha traducido en un buen momento futbolístico, un crecimiento, un cambio generacional", agregó.

"Es el cambio del perfil del futbolista peruano, con trabajo, con disciplina, con mucho énfasis en el tema físico, un trabajo moderno".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una de las claves del cambio ha sido el trabajo de Gareca con los jugadores.

"Cuando Perú estaba octavo o séptimo ya Gareca tenía el 70% de aceptación y la Federación Peruana de Fútbol nunca pensó en destituirlo, siempre lo apoyó en los momentos más críticos", resaltó Canelo.

Todo indica que Gareca recibirá aún más apoyo, ahora que todos los aficionados celebran la clasificación de Perú a Rusia 2018.

Contenido relacionado