El secuestro y otros momentos que marcaron la carrera de Enrique Castro "Quini", el brujo del gol por el que llora el fútbol en España

  • Redacción
  • BBC Mundo
Enrique Castro "Quini"

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Además de sus goles, Quini fue conocido por ser una de las personas más amigables del fútbol, tan cercana a los aficionados como a sus compañeros de profesión.

Pocas veces ha habido un jugador tan querido en el fútbol español como Enrique Castro "Quini", el legendario goleador que falleció este martes de un infarto a los 68 años de edad.

Vestido con las camisetas de su querido Sporting de Gijón o del Fútbol Club Barcelona, con el que logró adornar sus vitrinas de trofeos, el llamado Brujo del Gol logró brillar en una época en la que el fútbol español no atravesaba el mejor momento de su historia.

Tal vez reflejo de la época de incertidumbre e inestabilidad que vivía el país con la muerte del gobernante de facto Francisco Franco y su transición a la democracia.

Fue en este convulso escenario que su figura trascendió las fronteras ser víctima de un secuestro cinco días después del fallido intento de golpe de Estado del 23 de febrero.

Un hecho que indudablemente marcó para siempre la carrera de un jugador que fue admirado por todos los aficionados en el fútbol español, más allá de los colores de ellos .

25 días

Quini vivía uno de los momentos más dulces de su carrera cuando fue secuestrado el 1 de marzo de 1981 luego de marcar dos goles en la victoria 6-0 del Barcelona sobre el Hércules.

Tenía que ir a buscar a su familia al aeropuerto pero nunca llegó.

Fuente de la imagen, Getty Images

Pie de foto,

Tiempo después de haber sido liberado, Quini perdonó públicamente a sus captores, quienes cometieron el secuestro tras haberse quedado sin trabajo.

Había sido interceptado y llevado a punta de pistola por tres sujetos que reclamaron una cuantiosa suma para su rescate (70 millones de pesetas).

Hubo todo tipo de hipótesis sobre los autores del secuestro dada el clima de tensión que se vivía en el país, que fueron aumentando con el paso de los días y el desconocimiento del paradero del jugador.

El alivio llegó 25 días después de su desaparición, el 25 de marzo, el mismo día en el que España logró una histórica victoria sobre Inglaterra en Wembley, cuando se informó de su liberación.

Su imagen un tanto demacrada, producto de la terrible experiencia que vivió en un sótano en Zaragoza, dio la vuelta al mundo.

7 veces Pichichi

Durante su carrera Quini obtuvo siete veces el premio al máximo goleador, que en España es conocido como Pichichi, obteniendo cinco veces el de primera división y dos el de segunda.

En la máxima categoría sumó tres con el Sporting de Gijón, siendo el primer de ellos en la temporada 1973-1974.

Sus dos últimos fueron con el Barcelona, incluyendo el mismo año en el que se perdió cuatro partidos por culpa del secuestro.

En total sumó 281 goles durante su participación en las tres principales categorías del fútbol español, como informó el estadístico español Alexis Martín Tamayo, conocido como MIsterChip, sólo superado por Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

8 goles

Pese a su olfato goleador, Quini nunca llegó a ser titular indiscutido en la selección española, con la que llegó a participar en dos mundiales, Argentina 78 y España 82, además de la Eurocopa en 1980.

Fuente de la imagen, PA

Pie de foto,

Fue cinco veces máximo goleador de la máxima división del fútbol español, pero sólo pudo conseguir ocho tantos vestido con la Roja.

Fue en este último campeonato en el que logró su único gol en un torneo internacional, que supuso el empate transitorio en la derrota que sufrió España frente a Bélgica.

En total fue convocado 35 veces con la Roja y anotó ocho tantos.

Quini llegó a coincidir en el campo con Diego Armando Maradona, de quien solía recordar una asistencia durante una victoria del Barcelona 2-0 sobre el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Fue precisamente vestido de azul y grana donde logró acumular sus mayores títulos como jugador sumando dos Copas del Rey, una Copa de la Liga, una Supercopa de España y una Recopa, el extinto torneo para los ganadores de Copa.

El propio Maradona lo recordó en una emotiva carta a "un hombre excepcional y un delantero que le hizo goles a todos".

"Tal vez no tocaba la pelota en todo el partido, pero cuando le pegaba de zurda, lo hacía como el mejor zurdo. Y cuando le quedaba para la derecha, lo hacía como el mejor diestro. La pelota lo buscaba siempre a él", destacó el argentino.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.