Final Copa Libertadores River vs. Boca: cómo fue el ataque al micro de Boca y quiénes son los jugadores afectados

Boca Juniors micro. Derechos de autor de la imagen JOSE ROMERO
Image caption El micro de Boca tras partir de su hotel.

Piedras, gases lacrimógenos y cristales rotos.

En la final de la Copa Libertadores prevista para este sábado, no hubo fútbol.

En su lugar, se produjeron varios incidentes de violencia, entre ellos, el ataque de seguidores de River al autobús en que viajaban los jugadores de Boca.

La policía intervino y en el altercado varios deportistas resultaron heridos.

Ello llevó a que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) atrasara el encuentro en dos ocasiones y, finalmente, lo cancelara hasta nuevo aviso este domingo citando que los equipos no se encontraban en igualdad de condiciones para el partido.

"¡Llamen a un médico!"

Entre la gran expectación generada, el autobús con los jugadores de Boca se dirigía al Monumental para comenzar el encuentro.

Pero a su paso por el barrio Núñez de Buenos Aires, fanáticos de River concentrados en la calle comenzaron a lanzar todo tipo de objetos al vehículo del plantel xeneize.

En varios videos difundidos por redes sociales, se puede ver a los aficionados lanzando desde botellas hasta lo que parecen ser piedras, lo que provocó que varios cristales del micro se rompieran.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La policía empleó gases lacrimógenos.

BBC Mundo pudo verificar su veracidad.

La policía intervino y utilizó gases lacrimógenos, y esta sustancia también afectó a los jugadores que viajaban en el autobús, según informa la prensa argentina.

"La policía se vio desbordada", señaló César Martucci, dirigente de Boca, en declaraciones a Fox Sports Argentina.

Derechos de autor de la imagen Nolan Rada
Image caption La policía intervino con gases lacrimógenos.

En un video difundido también en internet -y compartido por Jorge Batista, médico de Boca, en Instagram-, se puede ver cómo se vivió el ataque desde dentro del micro.

Los jugadores primero aparecen cantando hasta que se empiezan a escuchar golpes y el ambiente cambia radicalmente.

"¡Un médico! ¡Llamen a un médico!", comienzan a gritar.

"El micro de Boca no tenía la custodia que debía, me siento muy mal por todo lo que pasó", señaló el presidente de River Plate, Rodolfo D'Onofrio, a Fox Sports Argentina.

Precisamente se han producido numerosas críticas y sospechas por el trayecto que realizó el autobús para llegar al Monumental, que pasaba por una "zona roja" llena de hinchas de River, explica el corresponsal de BBC Mundo en Buenos Aires, Daniel Pardo.

Cortes y vómitos

Varios jugadores de Boca resultaron heridos tras lo ocurrido, y ello llevó a que el partido se tuviera que cancelar este sábado.

Según la información de medios argentinos y la agencia Efe, en total, los heridos son el capitán Pablo Pérez y sus compañeros Gonzalo Lamardo, Carlos Tevez y Agustín Almendra.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Varios jugadores de Boca tuvieron que recibir atención médica.

Al parecer, sufrieron daños en los ojos, vómitos e incluso cortes en la piel.

En concreto, el capitán de Boca, Pablo Pérez, y el portero juvenil Gonzalo Lamardo aparecieron con vendas en un ojo en fotografías reproducidas por la prensa local.

Almendra, por su parte, sufrió varios cortes en el cuerpo y Tevez vomitó varias veces en el vestuario, como consecuencia del gas pimienta, informaron fuentes allegadas al club a Efe.

Los mensajes de condena ante lo ocurrido no tardaron en aparecer.

Entre ellos, el de Gabriel Batistuta, histórico goleador de la selección argentina y exjugador de River Plate y Boca Juniors.

En un país donde la violencia es común en el marco del fútbol, el ambiente estaba caldeado desde hace unos días.

De hecho, la presidencia de River considera que los ataques fueron una "venganza" en respuesta a la incautación por parte de la policía de 300 entradas y 7 millones de pesos (US$200.000) por reventa ilegal, informa el corresponsal Daniel Pardo.

"En realidad nadie sabe qué pasó. Quizá nunca se sepa. Mucho se hablará. Lo cierto es que estar a la altura de las expectativas -de los riesgos, de las complicaciones- que genera este partido es todo un reto policial, político y económico", señala el periodista.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado