Final de la Copa Libertadores River vs. Boca: "Vergonzoso", "capítulo triste", "papelón", reacciones a los disturbios que llevaron a postergar el superclásico

Seguidores de River detenidos por fuerzas de seguridad Derechos de autor de la imagen IVAN PISARENKO/AFP/Getty Images
Image caption Algunos seguidores de River fueron detenidos por los cuerpos de seguridad.

"El fútbol argentino vivió este sábado uno de los capítulos más tristes de su historia", sentenció el sitio web del gigante mediático brasileño O Globo.

Mientras que el Gráfico argentino, un diario tradicional para los amantes del fútbol, no escatimó en usar mayúsculas para abrir su página web, de extremo a extremo con la frase: "BOCHORNO: SE SUSPENDIÓ LA FINAL".

Y es que la prensa de la nación sudamericana así como la internacional se hizo eco de los disturbios que llevaron primero a la postergación de la final de la Copa Libertadores el sábado y finalmente a su cancelación hasta nuevo aviso este domingo.

La decisión la tomó la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), luego de que el bus en que viajaban los jugadores de Boca Juniors fuera atacado en las afueras del estadio Monumental de Argentina por seguidores del equipo anfitrión, River Plate. Varios jugadores resultaron heridos.

En el enfrentamiento entre algunos hinchas de River y la policía, volaron pierdas, botellas y gases lacrimógenos.

Otro medio de comunicación de referencia para el balompié argentino, Diario Olé, calificó la jornada del sábado como "un día que nos avergüenza a todos porque lo que debía terminar en fiesta terminó en papelón histórico".

Derechos de autor de la imagen Diario Olé
Image caption Esta es la portada o tapa del diario argentino Olé en su edición impresa.

El entrenador de River Plate y una de sus leyendas, Marcelo Gallardo, lamentó lo sucedido:

"Todos estamos en un estado de tristeza. Esperábamos una fiesta del fútbol y vivimos un bochorno general", indicó "El muñeco", según el periódico La Nación.

Oportunidad perdida

En su sitio web, el diario deportivo español Marca también utilizó adjetivos contundentes:

Derechos de autor de la imagen Jam Media/Getty Images
Image caption A su paso por el barrio Núñez de Buenos Aires, fanáticos de River concentrados en la calle comenzaron a lanzar todo tipo de objetos al vehículo del plantel "xeneize". En esta imagen se observa a Gonzalo Lamardo.

"Tristeza. Vergüenza. Bochorno. Papelón. Sobran los adjetivos para describir lo que se vivió esta tarde en El Monumental. Una gota que rebalsó el vaso y que terminó de destruir al fútbol argentino", escribió Giuse Costantini.

El periodista señaló que Argentina perdió la "gran" oportunidad de mostrarle al mundo no sólo lo que significaba un partido de esta trascendencia, sino la pasión y la emoción con que ese país vive el fútbol.

"Elegimos mostrar el lado oscuro y nefasto. La violencia, incapacidad y desprolijidad que reina en Argentina, y que lamentablemente, está a la orden del día. Una sociedad que no aprende y que lejos de intentar hacerlo, se hunde aún más en la locura", dijo Costantini.

Otro que habló de ocasión desaprovechada fue una de las leyendas de la selección argentina, Gabriel Batistuta.

A través de su cuenta de Twitter, "Batigol" escribió:

"Otra oportunidad más perdida delante del mundo entero que nos observa, vergonzoso, lamentable".

Previamente había escrito: "Preparado para ver el partido y tengo que vivir otra vez más delante de mis hijos un espectáculo desagradable… ¿Hasta cuándo?".

"Me duele"

Y ese "otra vez" del que hizo alusión el otrora artillero de la albiceleste, quien militó tanto en River como en Boca, parecía reproducirse en las palabras de otro grande de Argentina y del plantel "xeneize", el ya retirado Juan Román Riquelme.

Derechos de autor de la imagen Marcelo Hernandez/Getty Images
Image caption Muchos, incluido el presidente, Mauricio Macri, no querían jugar una final de Libertadores entre los históricos rivales y dos de los equipos más grandes de América, River Plate y Boca Juniors.

"Estoy agotado y cansado de mirar todo lo que pasó, de ver a gente que esté tirando piedras a un micro, no lo puedo creer", dijo en declaraciones al programa deportivo argentino "Pasión por el trece", que reproduce el sitio web AS.

"Amo a mi país, vivo en este país, ¿por qué me tengo que acostumbrar a esto? Jamás. Me duele esto", señaló el ídolo de Boca.

"Este partido ya no importa. Lo importante es que ningún jugador esté lastimado gravemente", indicó.

"Yo tengo hijos, y no quiero acostumbrarme a esto, pareciera que esto es algo normal y no quiero que sea así".

¿Un espejo?

Andrés Burgo, del diario español El País, también expresó su condena en su artículo sobre la violencia desatada antes de la esperada final.

Derechos de autor de la imagen IVAN PISARENKO/AFP/Getty Images
Image caption Aunque la Conmebol anunció el partido para el domingo a las 17:00 hora local, el escepticismo permanece, señala el corresponsal de BBC Mundo en Argentina, Daniel Pardo.

"Bienvenidos al fútbol argentino, bienvenidos a la sociedad argentina, bienvenidos a la policía argentina. Y bienvenidos, también, a la Conmebol, esa organización tan insospechada que no se le habría imaginado a Gabriel García Márquez ni al resto de la literatura sudamericana fantástica", escribió.

"El mundo esperaba lo extraordinario, la final de las finales, el salvajismo bien entendido, pero fue testigo de lo habitual en los estadios de Buenos Aires y alrededores: el coqueteo con el horror", sentenció.

Claudio Cerviño, del diario argentino La Nación, profundizó sobre lo que considera es "El papelón de todos los tiempos: incapacidad, barbarie y falta de sentido común para una derrota por goleada".

Ese fue el título de su artículo, el cual comenzó con las fatídicas líneas:

"Fue un grotesco que terminó mostrando lo peor de la Argentina como sociedad y su incapacidad organizativa".

Líneas más abajo dijo: "Desde hace tiempo que las pasiones desbordadas le vienen ganando una batalla al sentido común en nuestra tierra. Gente que actúa normalmente de pronto se transforma y pierde el equilibrio en nombre la pasión".

La finalísima entre los dos gigantes del fútbol argentino provocó que los ojos del mundo futbolero estuviesen puestos nuevamente en el histórico torneo sudamericano.

Y es que muy pocas finales en el mundo, si es que alguna, se pueden comparar a un Boca-River.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado