8 momentos inolvidables y lamentables que dejó el fútbol en 2018

Ronaldo anotando de chilena Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El segundo gol de Cristiano Ronaldo en la contundente victoria 3-0 de Real Madrid sobre la Juventus fue uno de los goles más perfectos que ha visto el mundo del fútbol.

¿Alemania marchándose de un Mundial en la fase de grupos? ¿La Copa Libertadores (que además fue un superclásico sudamericano) disputándose en España? ¿José Mourinho saliendo derrotado por la puerta de atrás?

¿Quién hubiese dicho que esto pasaría en 2018?

Este fue un año histórico para el balompié, con momentos inolvidables y otros, lamentables.

BBC Deportes cubrió muchos de ellos y en las postrimerías de 2018, te invitamos a revivirlos.

Eliminación de Alemania del Mundial

Derechos de autor de la imagen LUIS ACOSTA/AFP/Getty Images
Image caption A Joachim Low se le pasó el tiempo volando en Rusia.

En el Mundial de las sorpresas, como pasó a conocerse la Copa del Mundo que se disputó en Rusia, sucedió algo que jamás había ocurrido en la historia.

Alemania quedó fuera de la fase de grupos del máximo torneo del balompié al ser derrotada por Corea del Sur 2-0.

El empate con la selección asiática y la caída en el debut ante México sellaron la suerte de quien había resultado campeón en Brasil en 2014.

Los alemanes no conocían lo que era irse de la primera ronda de un Mundial desde 1938. Pero mostraron sus deficiencias en juego y definición desde el primer partido contra México, algo que no es muy usual en esa selección.

A la derrota 1-0 ante el Tri, siguió una victoria agónica sobre Suecia 2-1.

Obligada a ganar a Corea del Sur, recibió dos goles sobre el final del partido que desvanecieron sus posibilidades de seguir en Rusia.

España se queda sin entrenador un día antes de la Copa del Mundo

Derechos de autor de la imagen OSCAR DEL POZO/AFP/Getty Images
Image caption Julen Lopetegui junto a Florentino Pérez. Su paso por el equipo blanco no duraría mucho.

Los clubes que nombran a su entrenador durante la Copa del Mundo a menudo pueden pasar por debajo del radar.

Julen Lopetegui bien pudo haber deseado que ese hubiese sido su caso. Pero no fue así.

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), anunció su destitución como técnico de la selección de fútbol de España un día antes del inicio de lacita rusa.

El día anterior, el Real Madrid había informado que Lopetegui se haría cargo de su banquillo para sustituir a Zinedine Zidane, una vez culminado el Mundial.

La noticia no cayó muy bien entre las autoridades del balompié en España, cuya selección, de hecho, era una de las favoritas para coronarse como campeona del mundo en 2018.

Así que no se demoraron en actuar: "La Federación no ha podido hacer otra cosa, todo lo que ha ocurrido no lo hemos elegido nosotros. En ningún caso hemos estado informados, hemos estado al margen de cualquier tipo de negociación", indicó Rubiales.

El encargado de tomar las riendas de España fue el ex futbolista Fernando Hierro.

El 29 de octubre, Lopetegui volvería a ver la puerta de salida, tras ser despedido del Real Madrid.

Las lágrimas de Salah en la final de la Liga de Campeones

Derechos de autor de la imagen Chris Brunskill Ltd/Getty Images
Image caption Mohamed Salah salió llorando del estadio en el que pudo haber conseguido la gloria europea.

Es una de las imágenes más conmovedoras del año: la estrella del Liverpool, Mohamed Salah, resulta lesionado en la final de la Liga de Campeones y sale del campo llorando.

El egipcio había llegado al Estadio Olímpico de Kiev (Ucrania) como una de las sensaciones de la Liga Premier de Inglaterra.

La final del máximo torneo de clubes europeo fue disputada por los dos equipos más goleadores de la competencia en esa temporada.

Y es que Liverpool y Rela Madrid tenían a los dos delanteros más efectivos del mundo: Salah y Cristiano Ronaldo. El del Liverpool llevaba anotados 44 goles en lo que iba de temporada.

Pero su velocidad vertiginosa, regate, desmarque y definición, que lo habían hecho uno de los jugadores más desequilibrantes y codiciados del momento, se vio abruptamente interrumpida por Sergio Ramos.

Era el minuto 30 del partido, cuando estaba disputando una pelota con el madridista, ambos cayeron y el brazo del egipcio quedó atrapado debajo del español.

Aunque se encendieron las alarmas por una posible lesión en el hombro, Salah continuó en el partido. Un par de minutos después no pudo más y tuvo que salir.

Tras un golazo de chilena de Gareth Bale, dos errores del portero del Liverpool, Loris Karius, y una mejor actuación del cuadro merengue, el Real Madrid se impuso 3-1.

El golazo de chilena de Cristiano Ronaldo

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una palabra: impresionante.

La reacción del entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, lo dijo todo.

Sus manos en la cabeza, con una mirada de incredulidad ante lo que habían vistos sus ojos, buscando testigos para confirmar lo que acaba de ocurrir sobre el campo.

Fue la misma expresión de asombro que hizo levantar de sus asientos a las más de 45.000 personas que abarrotaron el estadio de la Juventus en Turín y que se multiplicó frente a millones de televisores por todo el mundo.

El segundo gol de Cristiano Ronaldo en la contundente victoria 3-0 de Real Madrid sobre la Juventus fue uno de los goles más perfectos que ha visto el mundo del fútbol, mezcla de la potencia física del delantero portugués con la sutileza de su pegada acrobática.

Hegerberg y Modric ganadores del Balón de Oro

Este año la futbolista noruega Ada Hegerberg, de 23 años, hizo historia en varios niveles.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Un momento histórico para el fútbol femenino.

Ganó con su equipo, el Lyon, el título de la liga francesa y luego se coronaron, por tercera vez consecutiva, en la Champions League Femenina.

Fue la máxima goleadora del certamen con 15 anotaciones (con lo que llega a 157 en su carrera profesional a nivel de clubes). Ha sido elegida mejor futbolista del año por la BBC y la mejor futbolista europea por la UEFA.

Y la revista France Football la eligió, a partir de una encuesta global, como la primera mujer que recibe el prestigioso premio Balón de Oro.

Pero cuando estaba en plena celebración por el galardón en París con todo el planeta fútbol a sus pies, el productor musical y DJ Martin Solveig, animador de la gala, no tuvo mejor idea que hacerle una pregunta: "¿Sabes hacer twerking?"

Media playback is unsupported on your device
El incómodo momento en que el anfitrión le pide a Ada Hegerberg si sabe "hacer twerking"

Hegerberg le respondió un categórico "No".

La pregunta causó indignación inmediata en las redes sociales. Muchos condenaron de plano al DJ, especialmente porque consideraron que la pregunta era machista.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Luka Modric fue clave para la gran actuación de Croacia en el Mundial.

Por su parte, el croata Luka Modric conquistó el Balón de Oro, sólo dos meses después de haber recibido el premio The Best de la FIFA.

El centrocampista del Real Madrid, de 33 años, volvió a romper así el "duopolio" de Leo Messi y Cristiano Ronaldo, que se habían repartido los máximos galardones del fútbol mundial durante los últimos 10 años.

Modric fue figura este año con su selección, con la que logró el subcampeonato en el Mundial de Rusia.

El glorioso Mbappe

Kylian Mbappé, el delantero del PSG francés, fue, con apenas 19 años, la gran figura del equipo francés durante el Mundial de Rusia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Kylian Mbappé fue un grato recuerdo del Mundial de Rusia.

Tuvo un papel estelar en la victoria de Francia sobre Argentina en octavos de final, en un espectacular partido de siete goles que eliminó a la albiceleste de la Copa del Mundo.

Con su doblete igualó a Pelé al ser el primer futbolista juvenil desde 1958 en marcar en una fase de eliminatorias.

Y en la final, con el número 10 en su espalda, tras recibir el balón por parte de Lucas Hernández a unos metros del semicírculo del área de Croacia, se acomodó la pelota hacia su derecha y ante la mirada impotente del central Domagoj Vida sacó un latigazo para marcar el cuarto gol de Francia.

Fue el tanto que selló la victoria y el título de campeón para la selección gala.

Para el inglés Rio Ferdinand no cabía duda que habíamos sido testigos del "cambio de guardia" en el fútbol, en el que Lionel Messi y Cristiano Ronaldo vieron como el sensacional futbolista francés llegó para usurpar el trono de ambos en la cima del fútbol.

La final de la Copa Libertadores que no se jugó en suelo sudamericano

Derechos de autor de la imagen IVAN PISARENKO/AFP/GETTY IMAGES
Image caption Muchos en Argentina no querían jugar una final de Libertadores entre los históricos rivales y dos de los equipos más grandes de América, River Plate y Boca Juniors.

Ni el Monumental ni la Bombonera. El Santiago Bernabéu fue el que se vistió de fiesta para acoger la final de la Copa Libertadores de América entre River Plate y Boca Junior.

Una final muy argentina que se disputó, sin embargo, a 10.000 kilómetros de distancia de Buenos Aires.

Pero ¿cómo terminó una final tan sudamericana en suelo europeo?

El 24 de noviembre, el duelo se iba a celebrar en el estadio de River, el Monumental, pero una serie de disturbios llevaron a que se postergara para un día después.

Pero ese domingo tampoco se celebró.

La decisión la tomó la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), luego de que el autobús en que viajaban los jugadores de Boca fuera atacado (el día anterior) en las afueras del Monumental por seguidores del equipo anfitrión.

Varios jugadores resultaron heridos.

La insólita decisión de Conmebol de trasladar el partido decisivo de la final de su torneo de clubes más importante a España, fue el último giro de una de las más decepcionantes y escandalosas historias del fútbol en Argentina y Sudamérica.

El duelo que se llevó a cabo con total normalidad en el emblemático estadio del Real Madrid terminó con un contundente triunfo de River Plate: 3-1.

José Mourinho es despedido del Manchester United

José Mourinho, "The special one" ("El especial") como se llegó a definir, fue noticia en Inglaterra todo el año. ¿La razón? Un Manchester United irreconocible.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una triste partida y fin de año para un hombre acostumbrado a ganar.

A la directiva de los diablos rojos se le agotó la paciencia y el 18 de diciembre hizo un anuncio que, para muchos, no fue nada sorpresivo.

El club informó la salida del técnico portugués con efecto de inmediato tras dos años y medio al frente del equipo.

El entrenador portugués llegó con el objetivo de recuperar la gloria de un equipo que se encontraba a la deriva tras el retiro de Alex Ferguson en 2013. En su primer año en Old Trafford logró ganar la Liga Europa y la Copa de la Liga.

Pero la contundente derrota 3-1 del fin de semana previo (al anuncio de la decisión) en el clásico de Inglaterra frente a Liverpool, que dejó al United sexto en la tabla a 19 puntos del conjunto de Anfield, terminó siendo la estocada final.

Los 26 puntos que sumaba el Man United en 17 partidos era la peor cosecha que había logrado el club en la Liga Premier y la más baja desde 1990, cuando todavía se disputaba la primera división.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado