Tokio: Lamont Marcell Jacobs se convierte en el hombre más rápido del mundo al ganar los 100 metros planos para Italia

  • Redacción
  • BBC News Mundo
Lamont Marcell Jacobs

Fuente de la imagen, Patrick Smith/getty Images

El italiano Lamont Marcell Jacobs se convirtió en la gran sorpresa de los olímpicos al ganar la carrera masculina de 100 metros planos en 9,80 segundos volviéndose el hombre más rápido del mundo.

El podio lo completaron el estadounidense Fred Kerley con la plata (9,84) y el canadiense Andre Can de Grasse con el bronce (9,89).

La marca de Jacobs se quedó a 0,17 segundos del récord olímpico que el jamaicano Usain Bolt logró en Londres 2012. Bolt se retiró de las pistas en 2017.

Y Jacobs recién había roto la barrera de los 10 segundos por primera vez el pasado mayo.

"No lo sé, es un sueño, un sueño, es fantástico", dijo Jacobs tras ganar la medalla.

"Quizás mañana pueda imaginarme lo que están diciendo, pero hoy es increíble", añadió.

Los dos grandes favoritos previos a los Olímpicos, el campeón mundial Christian Coleman y Trayvon Bromell, el mejor registro de 2021, estuvieron ausentes de la final.

Coleman suspendido al faltar a tres exámenes antidoping y Bromell eliminado en las semifinales.

Fuente de la imagen, EPA

Y cómo es él

El medallista de oro compitió previamente en salto largo y sólo en 2018 empezó a correr en pista.

Nacido en El Paso, Texas, Estados Unidos, en 1994, de padre estadounidense y madre italiana, se fue a vivir a Italia antes de cumplir un año. Dice que se siente 100% italiano.

De joven, Jacobs probó varios deportes antes de quedarse con el atletismo.

En una entrevista con el diario Corriere della Sera, el velocista italiano recordó las palabras de su entrenador de la escuela: "Como yo no era particularmente hábil en el fútbol, pero sí rápido, me dijo: '¿Por qué no pruebas otro deporte como el atletismo?'".

En 2018 consiguió su primer título nacional en los 100 metros mientras se acercaba a la barrera de los 10 segundos.

Jacobs mide 1,88 metros y pesa 80 kilos. Es uno de los velocistas más altos y grandes en masa corporal del circuito.

Durante el confinamiento por la pandemia entrenó en una casa cerca del lago de Garda con una pista de mini-atletismo de 90 metros, destaca el sitio Olympics.com.

Todo indica que esa práctica dio sus frutos ya que en el Campeonato de Europa en pista cubierta de marzo de este año en Torun, Polonia, se llevó el oro masculino en 60 metros con solo 6,47 segundos, el tiempo más rápido del mundo en 2021 y un nuevo récord italiano.

"Voy a Tokio a ganar una medalla. Bolt no está, Coleman no está, no hay un favorito claro, será una batalla. No puedo dejar de soñar ahora...", le dijo en ese entonces al Corriere della Sera.

Y lo logró.

Se trata del primer italiano en ganar una medalla de oro en los 100 metros planos y el único europeo desde 1992, cuando el británico Linford Christie se hizo con la presea en Barcelona.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.