Tarjeta roja al Chelsea hasta el 2011

Gael Kakuta, jugador del Chelsea
Image caption La FIFA impuso al jugador Gael Kakuta una multa de más de US$ 1 millón y le prohibió jugar por cuatro meses.

La Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA) prohibió al Chelsea incorporar nuevos jugadores durante los próximos dos períodos de fichaje, al encontrarlo culpable de inducir a un futbolista a incumplir su contrato con el club francés Racing de Lens.

La decisión significa que la entidad sancionada no podrá registrar ningún nuevo jugador, nacional o internacional, hasta el año 2011.

El castigo impuesto es el desenlace de una controversia abierta por el traspaso en 2007 de Gaël Kakuta, quien abandonó las filas del club francés para firmar con el Chelsea.

Si bien no es la primera vez que ocurre un caso similar -el club suizo Sion fue suspendido por el caso de un futbolista egipcio- el especialista de deportes de BBC Mundo, José Miguel Pinochet, considera que al sancionar a un club que pertenece a una de las ligas más importantes del mundo, la FIFA está enviando un claro mensaje de sus intenciones.

"Según el reglamento un club no puede negociar con un jugador si no está autorizado por los dueños de su pase. Y si bien es algo que ocurre frecuentemente en la práctica, sea de forma directa o a través de los medios de comunicación, es un tema que la FIFA lleva años tratando de controlar", explicó Pinochet.

"Lo prioritario para la FIFA no son aquellos jugadores que llevan años en el fútbol profesional. Lo que quiere evitar es que un club dedique tiempo y esfuerzo para desarrollar a un jugador desde su infancia y después venga cualquier equipo de una liga con más poder económico y lo intente fichar si pagar su verdadero valor", agregó el periodista de BBC Mundo.

La comisión de resolución de disputas de la FIFA impuso al futbolista –que ahora tiene 18 años – una multa de más de US$1 millón, además de prohibirle jugar en partidos oficiales durante cuatro meses.

El Chelsea ­–por ser considerado “responsable solidario” –, también deberá pagar al Lens con unos US$185 mil, en concepto de “compensación de entrenamiento”.

Apelación

Después de que se conociera la sanción, el equipo londinense emitió un comunicado en el que califica a la medida de “totalmente desproporcionada”.

El Chelsea también anunció que recurrirá la medida ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo “con la mayor contundencia posible”.

Habitualmente, el tribunal tarda unos cuatro meses en dirimir las apelaciones y generalmente suspende la aplicación de las sanciones hasta que se decida si son convalidadas o desestimadas.

La sanción es un duro golpe para el Chelsea, líder y principal candidato para obtener el título de la liga Premier este año.

El club londinense cuenta con una de las plantillas de más edad en el torneo local y el castigo le impediría ir renovando a sus jugadores hasta el 2011, poniendo en riesgo sus resultados deportivos y por ende económicos.

No es la primera vez que el Chelsea, desde que fue adquirido por el multimillonario ruso Roman Abramovich en 2003, se ve envuelto en una polémica por la contratación de jugadores.

El caso del nigeriano John Obi Mikel enfrentó a Chelsea con Manchester United y el club noruego Lyn Oslo. Los dos últimos habían llegado a un acuerdo por el jugador, pero fue Chelsea el que se quedó con los servicios del futbolista después de una larga historia de acusaciones y negociaciones entre 2005 y 2006. El club de Londres tuvo que pagar compensaciones tanto al Manchester United como al conjunto noruego.

Otro caso fue el del inglés Ashley Cole en 2005. Forjado en las inferiores de Arsenal, Cole estuvo negociando un posible traspaso al Chelsea sin el consentimiento de su club. La Asociación Inglesa de Fútbol castigó a Cole, al Chelsea, al entrenador José Mourinho y al agente del jugador. Un año más tarde el internacional inglés fue traspasado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.