¿Qué significa ganar la Libertadores?

Jugador de Internacional
Image caption Internacional es el campeón de la Libertadores

El club brasileño de fútbol Internacional se embolsó US$3,5 millones al consagrarse como campeón de la Copa Libertadores.

Al ganarle en el partido de vuelta de la final (3-2) a las Chivas de Guadalajara, el conjunto de Porto Alegre obtiene valiosos fondos que le permitirán sufragar los costos de jugadores para el campeonato local.

La bolsa obtenida tras recorrer la senda victoriosa en Sudamérica sin duda que ayudará a financiar el pago de sus futbolistas, que en promedio pueden ganar US$50.000 mensuales (dejando por fuera los grandes sueldos de las estrellas).

Aunque, el premio de la Libertadores poco aliviará el fuerte peso de la deuda de Internacional, que en 2009 se ubicaba en más de US$60 millones (el séptimo club del país con mayor cantidad de pagos pendientes).

Pero no es necesariamente el dinero lo que celebrarán directivos, jugadores y técnicos. Es el prestigio que significa ser coronado campeón continental. Algo que sobrepasa la ambición económica por la importancia que tiene lograr lo que ahora se define como el "Sueño Libertador".

Además para el futbolista la competencia es una vitrina que se llega a transmitir en más de 100 países. Y algunos incluso han pospuesto planes de fichar por equipos europeos para poder disputar esta competición sudamericana.

El derby local

Para los seguidores de Internacional ganar este torneo era motivo de extremo orgullo. Y no precisamente por ganarle a las Chivas o a los demás equipos que enfrentaron en el camino (Estudiantes, Sao Paulo o Cerro Porteño).

El objetivo de la hinchada estaba más cerca de casa.

El nuevo trofeo les permitió igualar a Gremio, el otro club de Porto Alegre, como tricampeón de la Libertadores.

"La rivalidad entre Internacional y Gremio es una de las más fuertes en todo Brasil", comentó Daniel Gallas, periodista deportivo de BBC Brasil.

"Fue durante la década de los años setenta que Internacional tuvo su época dorada, y desde entonces han visto como Gremio se coronó campeón varias veces en el continente. Igualar la cantidad de títulos es una suerte de reivindicación", dijo Gallas.

El futuro

Image caption Chivas viajó a Brasil buscando el título, pero quedó en segundo lugar.

Ganar la Libertadores significa ir en diciembre al Mundial de Clubes, donde ya espera el Inter de Milán, flamante campeón europeo, y el Pachuca mexicano, titular de la CONCACAF.

En 2006 Internacional ganó la Libertadores y posteriormente derrotó al FC Barcelona en la final del Mundial de Clubes.

Pero las victorias en el exterior no le han acompañado en casa.

Desde 1979 Internacional no gana el campeonato brasilero, el mayor premio en este país, y para la Libertadores le bastó ser subcampeón para clasificarse.

Es difícil saber ello se debe a la Libertadores, ya que el conjunto de Porto Alegre debe ampliar la utilización de su plantilla para competir dentro y fuera de Brasil, lo que genera cansancio y gastos que no necesariamente son compensados con títulos o ingresos.

En el estricto sentido pragmático, el título continental bien puede ser de extremo orgullo para la hinchada, pero quizás sea también (en privado) un dolor de cabeza para quienes llevan las riendas del club.

En 50 años de historia apenas seis equipos se han titulado en años consecutivos, el último Boca Juniors en 2000-2001. Ello refleja lo difícil que es mantener el estándar en un mercado que exporta más jugadores de los que importa y donde el flujo de caja es sustancialmente menor al europeo.

Ello, sin embargo, no ha impedido que algunos improbables lleguen a la gloria.

El más reciente fue el Once Caldas en 2004, apenas el tercer título de su historia y puede que la mayor sorpresa en la historia de la Libertadores.

Pero después de este triunfo el equipo colombiano volvió al ostracismo regional.

Algo que Internacional tratará de que no le suceda.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.