Obama no cree en penalizar bonos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rechazó el proyecto de ley que se debate en el Congreso de su país, que grava al 90% las millonarias bonificaciones concedidas a ejecutivos de compañías que recibieron ayuda financiera del gobierno.

Image caption Obama cuestionó la legalidad del proyecto de ley que establece un impuesto a las bonificaciones.

Obama dijo que no desea gobernar por medio de la ira o utilizar el código fiscal para castigar a sólo unas cuantas personas.

"En general, quieres tener leyes que se puedan aplicar en una serie de casos", indicó el mandatario. "No queremos usar el código fiscal para penalizar a la gente".

El presidente de EE.UU. ofreció una larga entrevista al programa "60 Minutes" de la cadena de televisión estadounidense CBS.

Agregó que "queremos medidas legales, constitucionales, que sean justas pero no perjudiquen los esfuerzos para volver a poner en pie el sistema bancario".

La Cámara de Representantes aprobó este jueves una legislación para imponer un gravamen de 90% a algunas bonificaciones, tras la indignación pública que generó la noticia de que la American International Group (AIG) pagó cuantiosas sumas a ejecutivos de la alicaída empresa.

Vea también: Hachazo a bonos en AIG

La corresponsal de la BBC en Washington, Sarah Morris, explicó que Obama respondió a preguntas sobre el malestar público causado por los cuantiosos bonos de funcionarios de AIG.

El presidente de EE.UU. no sólo dijo que el plan de la Cámara era "equivocado" sino que se preguntó si la medida sería legal y constitucional, agregó la corresponsal.

El retiro de Afganistán

También durante la entrevista a CBS, Obama afirmó que EE.UU. necesita diseñar una estrategia para salir de Afganistán con el fin de asegurar que la política estadounidense en ese país no termine en una eterno ir a la deriva.

"Lo que no podemos hacer es pensar que un enfoque sólo militar en Afganistán va a ser capaz de resolver nuestros problemas", dijo Obama. "Así que lo que estamos buscando es una estrategia exhaustiva".

Previamente, el enviado especial de EE.UU. a Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, declaró que la política de su país para los dos países ya no será trazada por separado.

En una entrevista a la BBC, Holbrooke dijo que los santuarios del Talibán en las áreas tribales paquistaníes en el borde de la frontera afgana constituían el problema número uno para Afganistán.

El funcionario estadounidense aseguró que la era de "descuido" ha terminado y que habrá más tropas, recursos y atención de alto nivel para la región.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.