China comprará más bonos en EE.UU.

Yuanes
Image caption En 2008 Pekín se convirtió en el principal acreedor de bonos del Tesoro de EE.UU.

Las autoridades chinas dijeron este lunes que continuarán comprando bonos del Tesoro estadounidense, ya que consideran que acarrean un riesgo crediticio bajo.

La vicegobernadora del Banco Popular de China, Hu Xiaolian, señaló que, en cualquier caso, seguirán muy de cerca las fluctuaciones del valor de esos activos.

A principios de marzo el primer ministro de China, Wen Jiabao, expresó su preocupación por la enorme inversión que su país ha hecho en Estados Unidos en bonos del Tesoro y otros títulos de deuda. Jiabao pidió a EE.UU. que mantenga su credibilidad como nación para evitar la depreciación de esos activos. Lea: China teme por su inversión en EE.UU.

Según Mark Gregory, reportero económico de la BBC, en la actualidad China posee un billón (un millón de millones) de dólares en bonos del Tesoro y otros títulos de deuda de EE.UU.

En 2008 Pekín se convirtió en el principal acreedor de bonos del Tesoro estadounidenses, por encima de Japón, con una inversión que ascendía a US$585.000 millones.

El monto total de la deuda estadounidense a principios de marzo de 2009 llegó a US$10.942.165.294.650,89 (es decir, casi US$11 billones).

Lea: China principal acreedor de EE.UU.

¿Inversión segura?

Image caption Existe el riesgo de que al aumentar el suministro de bonos estos bajen de precio.

Según el especialista en temas económicos de la BBC, Andrew Walker, los bonos del Tesoro estadounidense son considerados una de las inversiones más seguras, ya que se suele calificar como improbable que el gobierno de EE.UU. no pague sus deudas.

Es por ello que ahora muchos fondos de inversión están apostando por estos papeles, en vista de que con el inicio de la crisis otros activos financieros parecen más arriesgados.

Sin embargo, los analistas indican que la recesión ha afectado las finanzas del gobierno de EE.UU., luego de las anunciadas medidas de incremento del gasto y estimulo fiscal.

Ello ha hecho que Washington tenga que tomar prestado más dinero en los mercados, mediante la emisión de más bonos del Tesoro. De ahí que mientras más oferta de estos papeles exista pueda darse el riesgo de una baja en su valor.

Según Walker, una caída en el precio de los bonos, significaría que las autoridades podrían verse obligadas a elevar el rendimiento ofrecido para captar fondos en el mercado.

Ello, no obstante, podría estimular el alza de las tasas de interés de la banca, cuyas cuentas de ahorro tendrían que competir con lo que paga el Tesoro en sus bonos. Y si sube lo pagado por depósitos también aumenta lo que se cobra por créditos otorgados.

Algo no deseado en un ambiente de recesión, señaló Walker.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.