Chávez-Uribe: la crisis imprime cordialidad

Álvaro Uribe y Hugo Chávez
Image caption El año pasado, la relación entre ambos presidentes estuvo marcada por las acusaciones mutuas.

No es lo mismo una reunión de vecinos cuando uno ya no vende petróleo a más de US$100 el barril sino apenas a US$50 y el otro ya no es un socio tan mimado de Washington en América Latina. Ese es el caso de Venezuela y a Colombia respectivamente, cuyas circunstancias cambiaron en el último año.

Por un lado, Venezuela ha visto la reducción sustancial de sus ingresos por la caída de los precios del crudo y, por otro, Colombia comienza a afrontar los efectos de la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, que busca un acercamiento de Estados Unidos con muchos más países de América Latina que su antecesor George W. Bush.

Por esa razón, todas las apuestas anticipan que este martes reinará la cordialidad en el encuentro que tendrán en Caracas los presidentes de Colombia, Álvaro Uribe, y de Venezuela, Hugo Chávez, que siguen muy alejados en el plano ideológico, pero que se necesitan en el económico.

Hace un año, por el contrario, los dos presidentes se habían enfrascado en una agria polémica, que se inició cuando tropas colombianas mataron a comienzos de marzo en Ecuador al guerrillero Raúl Reyes.

En ese entonces hubo acusaciones mutuas, corte de relaciones diplomáticas, cierre de fronteras y hasta envío de tropas a las zonas limítrofes.

Pero ahora la crisis económica global está golpeando a Colombia y Venezuela, que, pese a los escollos, tienen fuertes lazos comerciales y muchos proyectos en común, sobre todo de carácter energético.

"Políticamente, las relaciones entre los dos países han sido cambiantes. En estos momentos son muy buenas, porque ninguno de los dos puede darse el lujo de que sean malas", le explica a BBC Mundo Gabriel Misas, director del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia.

La de este martes será la segunda reunión formal entre Chávez y Uribe del 2009, que ya se encontraron a principios de año en Cartagena, Colombia.

"Agenda abierta"

"La agenda está abierta", declaró en Bogotá el canciller colombiano Jaime Bermúdez, aunque reconoció que los temas fundamentales serán de carácter económico.

Image caption El sector lácteo en Colombia ha sufrido por el proteccionismo venezolano.

Bermúdez dijo que los dos países están negociando un acuerdo de complementación económica -ante la salida de Venezuela de la Comunidad Andina de Naciones y del Grupo de los 3- y tienen que estructurar y nutrir un fondo binacional que fue acordado recientemente.

Colombia es uno de los países que más se ha visto afectado por las medidas proteccionistas que ha adoptado el gobierno venezolano, y que afectan, sobre todo, al sector lácteo, avícola y automotriz.

El presidente de la federación avícola de Colombia, Jorge Enrique Bedoya, le dice a BBC Mundo que, en lo que va del año, las ventas a Venezuela se han reducido en un 50%.

"Lo que nosotros deseamos es que este martes haya completa claridad de las autoridades venezolanas, que han restringido las compras de huevos y carne de pollo, para saber a qué atenernos", expresa Bedoya.

Los analistas prevén que el comercio entre los dos países caerá este año respecto a 2008, cuando Colombia le vendió a Venezuela cerca de US$6.200 millones y le compró apenas US$1.200 millones.

Apretón venezolano

Ante la falta de dólares petroleros, el gobierno venezolano ha decidido apretarse el cinturón, ha limitado la entrega de divisas para las importaciones y, de paso, le ha hecho un guiño a la producción nacional.

"Si aquí no hay un control de la importación de leche, la industria nacional va a quebrar definitivamente", le explicó a BBC Mundo Genaro Méndez, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela.

"Normalmente en Venezuela importábamos unas 130.000 toneladas de leche, pero en 2008 fueron 300.000. Sobra leche y algunas reservas se están pudriendo", añade.

Según Méndez, "la carne en canal (el cuerpo de la res sin piel, patas ni vísceras) importada desde Colombia está obligando al cierre de los mataderos venezolanos. No hay mercado para el ganado aquí, los productores me llaman para quejarse de que no tienen mercados".

En el sector avícola la situación es similar. Venezuela aumentó notablemente su producción y ya es capaz de generar, según la Federación Nacional de Avicultura en Venezuela (FENAVI), unas 80.000 toneladas mensuales de carne de pollo capaces de satisfacer el mercado interno.

Tanto es así que Mercal y Pdval (mercados estatales de venta de productos a precios regulados), que antes se surtían de las frecuentes importaciones colombianas ahora se abastecen del sector nacional, y el sector tan sólo importa de Colombia los insumos necesarios para la cría.

Bedoya, el líder de los avicultores colombianos, subraya que llama la atención que por un lado Venezuela restrinja la importación de huevos y carne de pollo, pero, por otro, siga comprando pollos recién nacidos y huevos fértiles.

Venezuela no sólo ha restringido las compras de huevos, carne de pollo y leche colombianas, sino también las de vehículo.

Límites

Desde 2008 el gobierno venezolano decidió limitar las importaciones de vehículos extranjeros y darle prioridad a la comercialización de autos ensamblados en el país.

"La prioridad del Ejecutivo nacional no está en la entrega de los permisos para importar vehículos", dijo en marzo el ministro de Industrias Ligeras y Comercio, William Contreras, ante las quejas de los importadores por los retrasos en la otorgación de licencias.

Image caption Desde el año pasado Venezuela limita las importaciones de vehículos extranjeros.

"En Venezuela hay una capacidad de producción de 260.000 unidades y el año pasado se vendieron 221.000 vehículos de los cuales más de 100.000 fueron importados. Hay una capacidad instalada que no se está utilizando y que queremos favorecer", explicó.

Pero ésta no es una medida que afecta únicamente a Colombia, pues modelos como el Ford Fusion, ensamblado en México, o el Ford EcoSport, de Brasil, ya no acceden fácilmente al país y las compañías se limitan a la exportación de piezas.

A todo lo anterior se suman las demoras en los pagos a los exportadores.

De todas las medidas anticrisis, la falta de dólares asignados por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) es la que más reclamos está generando en ambos lados de la frontera.

Entre enero y febrero Cadivi autorizó para importaciones un total de US$3.393 millones, cuando en el mismo periodo de 2008 las asignaciones fueron de US$5.000 millones.

Más allá de ser un quebradero de cabeza para algunos colombianos, este cuello de botella es una preocupación generalizada entre los venezolanos, desde el que quiere viajar al que quiere importar.

El acceso de mercancías al país cada vez es más limitado y esto amenaza con aumentar la escasez y el encarecimiento de algunos elementos de la canasta básica en Venezuela.

La reunión entre Chávez y Uribe será una antesala de la cumbre de las Américas, que se realizará el fin de semana y que será el primer encuentro de Obama con los líderes de la región.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.