México, primer beneficiado por el FMI

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este viernes un crédito de US$47.000 millones para ayudar a México a lidiar con la crisis económica global, aunque las autoridades mexicanas dijeron que no prevén utilizar los fondos.

Pie de foto,

Calderón anunció durante la cumbre del G-20 que su país iba a pedirle un crédito al FMI.

México es el primer beneficiario de está línea de crédito del FMI -diseñada para ayudar a las economías mundiales durante la crisis- y el receptor del mayor préstamo jamás otorgado en la historia del organismo multilateral.

El FMI ha abierto una línea de crédito para proveer asistencia financiera a los países en vías de desarrollo y, a diferencia de otros préstamos del Fondo, se otorga sin condiciones. La Secretaría de Hacienda y el Banco de México anunciaron a principios de mes que habían solicitado esta línea de crédito de contingencia, la primera petición al Fondo desde 1995 cuando el gobierno mexicano recibió US$17.000 millones para hacer frente a la crisis conocida como el "tequilazo".

México aclaró que sólo utilizaría el crédito eventualmente para facilitar recursos a las compañías en dificultades por la crisis económica. El dinero estará disponible por un año.

Programas de estímulo

El gobierno y el banco central mexicano han puesto en marcha más de una decena de programas o "políticas contracíclicas" para estimular la economía, que entraría en recesión en el primer semestre de 2009 y que podría contraerse entre 1,8% y 5% en todo el año, según estimaciones oficiales y de analistas.

El corresponsal de la BBC en México, Stephen Gibbs, señala que este país, que vende el 80% de sus exportaciones a Estados Unidos, ha sido golpeado duramente por la recesión global.

Su producción industrial cayó más de 13% en marzo, "la baja más aguda en 14 años", además de la depreciación del peso mexicano frente al dólar de alrededor del 20%, informa el corresponsal.

"Solicitar un préstamo al FMI solía ser visto como un signo de desesperación para los países en desarrollo, pero ahora el gobierno mexicano y el FMI quieren mostrar que los tiempos han cambiado y que pedir crédito no es un estigma", agregó Gibbs.

Desde que el presidente mexicano, Felipe Calderón, anunciara a principios de mes en la Cumbre del G-20 que su país estaba solicitando el crédito, el peso y el mercado de acciones mexicanos se han fortalecido.

Los países de Europa del Este también están buscando este tipo de créditos internacionales.