FMI: crisis costará más de US$4 billones

José Viñals, director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales del FMI
Image caption José Viñals dice que el sistema financiero continúa sometido a grandes tensiones.

La tambaleante economía global, que todavía no muestra señales claras de recuperación, le costará US$4.100.000.000.000 en pérdidas a Estados Unidos, Europa y Japón según un nuevo informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) dado a conocer en Washington.

A Estados Unidos le tocará US$2,7 millones de millones de éstas pérdidas, más que todo en el sector bancario, números más altos de los que el mismo FMI predijo en enero del 2009.

"El sistema financiero mundial continúa sometido a graves tensiones a medida que la crisis se extiende a los hogares, las empresas y la banca de las economías avanzadas y de mercados emergentes", declaró el nuevo informe sobre la estabilidad financiera mundial del FMI.

Bancos "sin dinero"

Los bancos tendrán que absorber casi dos tercios de estas pérdidas, pero los fondos de pensiones y las aseguradoras también verán estas bajas. Según el fondo, aunque los bancos han logrado nuevos capitales de casi US$900 mil millones desde que empezó la crisis, han perdido US$2,8 billones.

Según el organismo, al que el G-20 le acaba de prometer US$1 millón de millones en nuevos fondos, se necesitan tomar iniciativas firmes, que estén coordinadas a nivel internacional para "restablecer la confianza del público en las instituciones financieras y normalizar las condiciones de los mercados".

Para el FMI, aunque ya algunos gobiernos están tomando medidas fiscales para combatir la crisis, se requieren más "medidas firmes" para lograr romper el "círculo vicioso" que enfrenta al sector financiero con la economía "real".

"Se necesitan acciones decisivas y eficaces para preservar y fortalecer estas primeras señales de mejora y ayudar a proveer una plataforma más estable y elástica para un crecimiento global sostenido" dijo José Viñals, director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales del FMI, al dar a conocer el informe.

¿Nacionalización?

Entre estas medidas decisivas recomendadas por el fondo, los gobiernos deben suministrar millones de dólares en capital público al sector financiero privado, inversiones que deben ser claras y transparentes y con un estricto monitoreo oficial.

El FMI claramente indica que esta inyección de fondos públicos al sector privado debe estar acompañada de una obvia participación oficial incluso "si eso significa tomar control mayoritario o incluso total de las instituciones (financieras)".

Sin usar la palabra "nacionalización", el reporte del fondo agrega que estas acciones gubernamentales deben tomarse "únicamente con la intención de re-estructurar la institución" afectada y que cualquier entidad financiera que pase a manos del gobierno debe regresar al sector privado "lo antes posible".

La institución recomienda una serie de medidas a corto plazo para mitigar la crisis, entre ellas asegurar la liquidez monetaria del sistema bancario, osea el acceso y la circulación del crédito.

Para esto se necesitan inyecciones de capital que podrían alcanzar US$500.000 millones en Estados Unidos, US$725.000 millones en la zona del euro y US$250.000 millones en el Reino Unido, estima el fondo.

Proceso "lento y doloroso"

También sugiere limpiar los activos tóxicos, en otras palabras, eliminar los préstamos de mala calidad, o inversiones perdidas que tanto pesan en hojas financieras y que para muchos analistas generaron la crisis financiera.

Estados Unidos ya empezó este proceso con un plan diseñado por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, que destina US$1 millón de millones para sanear los bancos, mediante una colaboración entre el sector público y privado.

El FMI también insta a los gobiernos a intervenir para fortalecer las instituciones financieras que están debilitadas pero que son viables y dejar desaparecer las entidades que no tienen posibilidades reales de volver a tener ganancias.

La institución reconoce que la implementación de estas acciones será "lenta y dolorosa", algo que ya saben en carne propia los más de 6 millones de desempleados en Estados Unidos y los cientos de miles más que han perdido sus viviendas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.