¿Adiós al "Nuevo Laborismo"?

Gordon Brown, primer ministro británico
Image caption En la "era Brown" -también cuando Blair era PM- el "Nuevo Laborismo" quiso ser la alternativa moderna.

El primer ministro británico Gordon Brown indicó que el "Nuevo Laborismo" seguía en pie, a pesar de los aumentos impositivos para el 2% más rico del Reino Unido.

En el presupuesto anunciado ayer el ministro de finanzas Alistair Darling indicó que los salarios anuales por encima de las 150.000 libras esterlinas (US$225.000) pasarían a tributar un 50%, es decir, un 5% más de lo que el mismo gobierno había dicho en noviembre.

Bajo la batuta del ex primer ministro Tony Blair y el actual Gordon Brown el "Nuevo Laborismo" sustituyó al laborismo histórico con una versión "moderna" que armonizaba sus ambiciones de poder con el discurso neoliberal imperante de economías privatizadas y sectores financieros todopoderosos.

Una de las promesas del "Nuevo Laborismo" era que no subiría los impuestos a los más ricos confiando en el dicto Thatcherista de que eran los creadores de una riqueza que se "derramaría" por el resto de la sociedad con la fresca naturalidad de un manantial.

Según la mayoría de los diarios británicos, el nuevo impuesto es este presupuesto marca el fin del "Nuevo Laborismo"

¿Robin Hood o incompetente ministro?

El conservador "Daily Telegraph" publica en su tapa una caricatura del primer ministro Gordon Brown con traje de Vladimir Lenin y gorra de Mao Tse Tung bajo un titular tremendista: "El regreso de la lucha de clases".

Image caption El miércoles el gobierno se desdijo con respecto a los impuestos para los más ricos.

El "Daily Mail" dice que el aumento del impuesto a los más ricos es "una daga clavada en el corazón del laborismo" y el "The Times" la califica de "declaración de guerra a la clase empresaria".

Estos periódicos no dudaron en calificar de "incompetente" al gobierno laborista.

Es cierto que el panorama que pintó Darling de la economía es desolador:

  • el PIB caerá en un 3,5 % este año;
  • la deuda pública rozará el 80 % del PIB en el 2013, un nivel que no tenía desde la segunda guerra mundial;
  • el gasto fiscal descenderá en un 15% gracias a un "ahorro eficiente" de recursos.

Pero algunos diarios defendieron al gobierno.

El "Daily Mirror" califica a Darling del "ministro Robin Hood" que sube impuestos a los ricos para mejorar la situación de los pobres mientras que columnistas del "The Guardian" elogiaron el regreso de un discurso socialdemócrata.

La intensidad del debate oscurece una pregunta: ¿es realmente para tanto?

El impuesto subió del 45% que se había anunciado en noviembre del año pasado al 50% en el marco de una crisis financiera fenomenal, pero está lejos de los porcentajes que manejaba el laborismo cuando en los '70 el entonces ministro de economía Denis Healey prometió "exprimir a los ricos".

El gran dilema es si esto sirve para resolver el espantoso estado de las cuentas fiscales.

Un agujero muy negro

Image caption Los medios criticaron la "reinstauración de la lucha de clases"; o defendieron al "gobierno estilo Robin Hood".

El gobierno estima que recaudará unas 2.000 millones de libras (US$3.000 millones) con este impuesto, un cálculo disputado por muchos analistas y por toda la oposición.

Pero aún si fuera así y si se le suman los 15.000 millones de libras (US$225.000 millones) de ahorros proyectados en "eficiencia fiscal" y la adicional recaudación que llegue del aumento de impuestos al tabaco, el alcohol y la gasolina, se está a una distancia sideral del actual agujero fiscal.

La crisis económica ha producido una menor recaudación impositiva (brutal caída de las ganancias y, por consiguiente, de los montos imponibles) y un mayor gasto (por desempleo), pero el gran hueco proviene de los sucesivos rescates del sector financiero.

Según un cálculo del FMI se trata de unos 130.000 millones de libras (US$195.000) que el gobierno acumula en rojo y que arrojan una prolongada sombra sobre el futuro porque nadie sabe a ciencia cierta cuántos activos tóxicos -deudas incobrables- permanecen en el sistema financiero.

Sea como sea, con "Nuevo Laborismo" o con conservadores, el gobierno que surja de las próximas elecciones -mayo del año próximo- tendrá que cargar con ese pesado fardo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.