Chrysler, a un paso de ser Fiat

Oficinas de Chrysler en Michigan
Image caption La asociación entre Chrysler y Fiat fue anunciada la semana pasada.

El juez que interviene en el proceso de bancarrota de Chrysler ha dado un paso determinante para permitir la venta del fabricante de automóviles estadounidense a su rival italiano Fiat.

El magistrado, Arthur Gonzáles, rechazó los argumentos de un grupo de acreedores de Chrysler que se oponen a la transacción.

Gonzáles dijo que el plan es "justo y normal" y enfatizó la "necesidad urgente" de concretar la venta.

La decisión es considerada por los analistas como una victoria tanto para Chrysler como para el gobierno de Estados Unidos, que ha respaldado la adquisición de la compañía por parte de Fiat.

Chrysler ha pedido permiso para vender de forma rápida la mayoría de sus activos a una nueva firma conformada por Fiat, el Sindicato de Trabajadores del Automóvil y los gobiernos estadounidense y canadiense.

Objeciones

Un grupo de 20 acreedores había dicho que el plan atentaba contra los principios de la bancarrota.

Según ellos, los procedimientos propuestos no son legítimos ni maximizan el precio de venta de las acciones.

También afirmaron el plan de Chrysler "invierte" el esquema tradicional de pagos, según el cual los compromisos se saldan primero -y por completo- con los los acreedores principales y luego con los secundarios. Además, agregaron, en segundo término también se suelen cancelar las deudas administrativas y se les paga a los acreedores no asegurados y a los accionistas.

El grupo objetó la manera en que los mecanismos de reestructuración han beneficiado a la Unión de Trabajadores del Automóvil, que es un acreedor no asegurado y a cuyo fondo de pensiones Chrysler le adeuda una suma de US$10.600 millones.

Anonimato

Asimismo, los acreedores principales han solicitado mantenerse en anonimato porque creen que se están convirtiendo en el foco de una disputa política.

En una presentación legal, el grupo denunció que algunos de sus miembros habían recibido amenazas de muerte.

Sin embargo, el juez dijo que las identidades de los acreedores de Chrysler, que son titulares de más de US$300 millones de la deuda asegurada de la empresa automotriz, debían revelarse este miércoles.

Cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio a conocer el plan de rescate de la firma, la semana pasada, calificó de "especuladores" a los acreedores.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.