Regulan instrumentos financieros clave

El gobierno estadounidense anunció este miércoles un nuevo plan para regular la comercialización de los derivados financieros extrabursátiles -estrechamente ligados a la crisis mundial del crédito-, a fin de reducir los riesgos para el sistema financiero.

Image caption El secretario del Tesoro dijo que se creará un sistema electrónico de control de las transacciones.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, dijo que se creará un sistema electrónico para controlar la compra y venta de los derivados, que hasta ahora no habían sido regulados.

"Los días en que una compañía grande de seguros podía apostar la casa con créditos 'tóxicos', sin nadie que regule y sin respaldo creíble para proteger de pérdidas a la compañía o a los contribuyentes, deben terminar", dijo Geithner ante el Congreso de Estados Unidos.

Además, el secretario del Tesoro dio recomendaciones clave como: imponer a todos los operadores de derivados extrabursátiles "un robusto régimen de supervisión y regulación financiera prudente, incluyendo un capital, reportes y requisitos de márgenes conservadores".

"Vamos a requerir que los productos derivados extrabursátiles estandarizados tengan una compensación y liquidación centralizada (...) Éste es un comienzo importante con una importante serie de propuestas", añadió.

El plan del gobierno pediría al Congreso que enmiende las leyes de títulos y futuros para requerir más informes sobre las operaciones de derivados no estandarizados en los mercados extrabursátiles.

Sistema computarizado

La gigante aseguradora AIG y la financiera Lehman Brothers fueron dos de las firmas más grandes en ser arruinadas por negociar con derivados extrabursátiles (instrumento financiero cuyo valor está basado en otro fiador).

La forma más conocida de los derivados son los llamados activos "tóxicos".

AIG vendió estos activos a inversionistas como una forma de seguro contra la cesación de pagos en valores respaldados con títulos hipotecarios.

La aseguradora debió aceptar luego el plan de rescate federal por su incapacidad para hacer frente a estos contratos.

Bajo el plan del Tesoro, empresas que hicieron lo mismo que AIG deberán probar que tienen suficiente reserva federal para respaldar su venta de derivados. "El plan del Tesoro es hacer que los negociadores y clientes usen un sistema computarizado en vez de cerrar tratos por teléfono, como tienden a hacer ahora", señala la corresponsal de la BBC en Nueva York Caroline Hepke.

"Los reguladores tendrán una mayor vigilancia, con la opción de forzar a los participantes a incrementar sus reservas de capital en línea con su riesgo", agrega.

Pero, observa la corresponsal, en un negocio de US$680.000 billones, el plan "podría recortarle las ganancias a algunos".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.