Fiat necesita a América Latina

Sergio Marchionne, gerente ejecutivo de Fiat
Image caption El gerente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, tiene en mente un gigante automotriz.

A pesar de la crisis que aqueja a los productores de automóviles en el mundo, la empresa italiana Fiat se ha planteado el ambicioso proyecto de convertirse en la segunda automotriz del planeta -después de Toyota-, un plan que implicaría dominar el mercado latinoamericano.

Según el gerente ejecutivo de la compañía, Sergio Marchionne, en el actual clima financiero FIAT necesitaría que le compren entre 5,5 y 6 millones de unidades al año para ser rentable.

Considerando que la empresa logró vender apenas 2,15 millones de autos en 2008, ¿de dónde saldrían casi cuatro millones extra?

Luca Ciferri, reportero de la publicación Automotive News, dijo a BBC Mundo desde Turín, Italia, que la reciente fusión de Fiat con la automotriz estadounidense Chrysler le representa dos millones de unidades más y que el otro par de millones es lo que precisamente se está discutiendo en el momento.

"Fiat propone asumir las operaciones de General Motors (GM) en Europa -que incluyen a la británica Vauxhall, la alemana Opel y la sueca Saab- además de las que tiene en América Latina. Este acuerdo añadiría 2,2 millones de vehículos para quien se proyecta como un gigante de la industria", explicó Ciferri.

Marchionne ya expresó que la fusión de Fiat, Chrysler y GM sería un "matrimonio hecho en el cielo", pero la factibilidad de traer a GM a sus huestes sigue siendo una interrogante.

GM, considerada una de las grandes de Detroit, está a punto de declararse en bancarrota. "Es lo mejor que le puede suceder", manifestó a BBC Mundo Jaime Flórez, editor de RuedasUs.com, un sitio de Internet especializado en la industria.

Flores afirmó que la medida le permitirá a la agobiada automotriz reorganizarse, pagar deudas y recuperar su funcionalidad sin la presión de los acreedores.

Salud financiera

Una fusión con Fiat definitivamente ayudaría a resolver los problemas de GM, pero Jaime Flórez no está muy seguro de esa opción.

Image caption Sólo falta General Motors.

"No veo qué tan clara está la salud financiera de Fiat para que, además de adquirir el 20% de Chrysler, quiera comprar los intereses europeos de GM y sus activos latinoamericanos también", comentó.

Es cierto que Fiat tuvo un último trimestre negativo, como el resto de la industria, pero en términos relativos terminó el año prácticamente sin pérdidas, sostuvo Luca Ciferri.

"Perdieron apenas 30 millones de euros cuando sus competidores perdieron miles de millones. Toyota, por ejemplo, la más rentable del mundo, cayó de una ganancia neta de US$17.000 millones a una pérdida de US$6.000 millones", añadió Ciferri.

La relativa buena fortuna de Fiat se debe, en parte, a las nuevas estrategias de administración, producción y comercialización.

La empresa basada en Turín ha recortado muchos puestos gerenciales, reducido el tiempo de lanzamiento de nuevos modelos y fortalecido su exitosa producción de autos pequeños de consumo eficiente de energía.

América Latina es la fuente

Sin embargo, su brazo latinoamericano es realmente la fuente de sus ingresos. Algunos analistas estiman que Fiat genera pérdidas en Europa, pero gana tanto dinero en Brasil que este país representa prácticamente el 100% de sus ganancias de operación.

Para General Motors, América Latina también se constituye en el mayor centro de beneficios, primero con el mercado brasileño y segundo con el argentino, un hecho que añade presión a la automotriz estadounidense para que entregue esa parte del negocio en un acuerdo de fusión.

"Si dos fuertes competidores que generan muchas ganancias en una plaza muy rentable unen sus fuerzas, probablemente podrían financiar parte de su recuperación económica", señaló Ciferri.

Sin embargo, GM no está muy inclinada a despegarse de su gallina de huevos de oro, como dijo Jaime Flórez.

"La parte más rentable de GM, la única que no tiene problemas de salud financiera, es la operación latinoamericana. No tiene sentido que se venda el jamón para quedarse con el hueso", sostuvo el analista.

Presión

Pero aparentemente eso es lo que propone el equipo de tareas para la industria automotriz creado por la administración de Barack Obama.

Image caption GM en Brasil es la operación más rentable de la automotriz.

GM no está en la mejor posición para objetar, pues se encuentra en proceso de recibir una gran tajada de los US$30.000 millones en préstamos del Estado para sobrevivir.

"Como es dinero público, el gobierno no quiere que un solo centavo salga fuera de sus fronteras y la única manera de asegurarse de eso es no tener operaciones extranjeras", concluyó Luca Ciferri.

Jaime Flórez cree que la presión sobre la empresa es inmensa: "Si Fiat logra poner sobre la mesa una propuesta y el gobierno y Congreso de Estados Unidos la aprueban, sería muy difícil para GM resistir".

En la actualidad, Fiat es la sexta productora de automóviles del mundo y la segunda en América Latina con operaciones propias.

Si el gigante automotriz se conforma, sería el segundo del planeta y el primero en Latinoamérica, con un total de doce marcas en el mercado. De ahí, sólo le quedaría saltar a Oriente para completar su expansión internacional.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.